EL INVICTO ALBO QUEDÓ EN EL CAMPÍN

EL INVICTO ALBO QUEDÓ EN EL CAMPÍN

Aquel jugador descalificado a ratos por la afición, marginado por el cuerpo técnico. que es desechado por su sola presencia física, tuvo derecho a su gran revancha, justamente en los momentos más críticos de Millonarios. Vale la pena recordar esta historia de Orlando Rojas. Durante 8 meses no figuró para nada en la escuadra albiazul, vio ocupado su puesto por jugadores en promoción, observó a volantes que los retrasaban para llenar ese cargo, repasó todas las alternativas posibles motivadas por lesiones y expulsiones, sin que se le diera una oportunidad. Hoy puede cobrar... Fue impasable por arriba y por abajo, le dio mucha seguridad a una zona en

17 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

donde son frecuentes los cortos circuitos y le abrió el camino a la victoria a Millonarios cuando superó por más de cincuenta centímetros al zaguero para meter un cabezazo potente que significó el primer tanto.

Ganó Millonarios 2-1 al Once Caldas, equipo que ostentaba un invicto como visitante de 11 fechas. Y lo hizo basado en esa fuerte defensa que presentó con Rojas y Osman López, hombres corpulentos con la apariencia de lentitud, pero con piernas tan largas como para recortar terreno cada vez que los veloces Abonía y Sinisterra se iban pensando que el osbtáculo ya estaba superado.

Yo estoy en la titular de Millonarios única y exclusivamente por mi trabajo. El técnico me sacó un día y no me volvió a tener en cuenta. Pero yo seguí trabajando, sin protestar, con el ánimo de los compañeros y aquí estoy, cumpliendo como profesional del fútbol que soy , dijo Rojas.

De allí partió la estabilidad y confianza de los albiazules para contener a este equipo de toque suave, cariñoso, pero punzante cuando alguien da una orden y aparecen en atropellada, por izquierda y derecha, delanteros, volantes y laterales, tal como ocurrió para el empate parcial a los 27 minutos.

En sucesivos toques se arrimaron al área, Vieira paró, miró para ambos lados y se la corrió a un Zúñiga que emergió como una ráfaga y quien tuvo que ser cruzado por Pocillo Díaz. La pena máxima ejecutada por Vieira fue manoteada por Villarraga, la bola pegó en el vertical, la defensa albiazul se quedó estática y Guido Torres definió con un taponazo rastrero.

Once Caldas expuso los argumentos que lo elevan a una condición de mejor visitante de la temporada: una mecánica de memoria, con bloques que muy pocas veces se alargan, con gran rapidez para hacer el 4-3 en defensa, con gran actitud para cambiar fácilmente a posición ofensiva, sin desordenarse. Y sabe también por qué le cuesta de local: porque no le juegan abierto y no tiene los espacios para aprovechar esa velocidad.

De la seguridad defensiva y de la exquisitez del enemigo, nace el claro concepto de que Millonarios obtuvo un buen triunfo por el trabajo colectivo y por los picos individuales que partieron de Rojas y terminaron en Freddy León, quien por fe le llegó a dos pelotas que rechazó Henao y por convicción generó la pena máxima. Enfrentó a Torres, le amagó para el fondo, se le vino hacia el centro y el zaguero lo tocó. Ejecutó Rendón y señaló el 2-1 a los 9 minutos del complemento.

Y fue más valorable por todo lo que hizo el Caldas para empatar. Con Hernández (entró por Zúñiga) se ganó en habilidad y atrevimiento, además de las consabidas proyecciones de sus laterales, del impresionante desfogue físico de Quiñones y las mortales diagonales de Jair Abonía.

Solo que en la tarde del domingo, Orlando Rojas estaba dispuesto a pasar la factura por esa falta de confianza que le fue esquiva durante ocho meses...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.