Secciones
Síguenos en:
La ‘depre’ llega en diciembre

La ‘depre’ llega en diciembre

No para todos la Navidad es sinónimo de felicidad y celebración, hay muchos para quienes se convierte más bien en una época de nostalgia o tristeza. Otros, simplemente la detestan y en general, odian diciembre.

Aunque más de uno crea que solo existen razones para pasarla bien, los fallecimientos, los divorcios y las pérdidas pueden convertirla en la peor época del año.

La Navidad de por sí es una temporada de nostalgia, “justamente es cuando se está con la familia y los seres queridos, y si no se tienen, vienen los recuerdos de los momentos especiales. Es una época de rituales, simbólica y significativa, y es normal que las fechas especiales generen nostalgia y dolor. Todo lo que hacemos es ritual y ahí están incluidos los seres que amamos. Y ante su ausencia viene la tristeza”, dice la psicóloga Maribel Rendón.

Si ese año se ha vivido una pérdida o una ruptura afectiva, es mucho más difícil. “Para las personas a las que se les han muerto familiares en fechas cercanas, ese aniversario es algo fatídico”, dice la psicóloga.

El fin de año es una época de inventario vital, de balance de lo que quedó pendiente: si iba a comprar carro y no lo hizo, si no se ha cumplido con más de la mitad de los propósitos que se hicieron el año pasado. “El balance de vida puede movilizar emociones y frustraciones”, agrega.

Otro es el caso de los que odian la Navidad y no es gratuito. Este comportamiento puede deberse a vivencias traumáticas: carencias, pobreza, familias disfuncionales, padres maltratadores y situaciones traumáticas, afirma Rendón.

Para el psiquiatra Álvaro Bernate, los estados de depresión dependen del desarrollo personal y de lo que significan estas fechas. Pero es claro que hay un aumento en los suicidios, porque son festividades que guardan relación con el núcleo familiar.

INVENTARIO “En diciembre viene el inventario de lo doloroso del año, de los sufrimientos propios y las personas pretenden que va a pasar con una ‘llorada’. Esto es como una especie de entierro simbólico, aunque no es algo consciente”, dice Bernate. También existe la creencia de que cuando se acabe el año, vendrá uno mejor, por eso suele ser más difícil la Navidad que el Año Nuevo.

QUÉ HACER Ante una situación de duelo por el fallecimiento de un ser querido, hay que pensar en cómo vivía la Navidad y tratar de homenajearlo, según la psicóloga. La idea no es encerrarse, es estar con personas que lo quieran y entiendan el proceso por el que está para que no empiecen a exigirle mejor ánimo, es buscar personas contenedoras. Aunque seguramente no será la Navidad más feliz del mundo.

En la Fundación Vida por amor a ellos, especializada en el manejo del duelo, recomiendan a quienes han perdido un familiar que hagan la celebración de Navidad unos días antes. Que todos se reúnan y se entreguen los regalos para que el 24 no sea un día tan cargado. “Aunque está lleno de nostalgia, se siente más el peso si se hace en la misma fecha”, recomienda Rendón.

Pero, ojo, cuando la tristeza se acompaña de síntomas físicos, ganas de llorar todo el tiempo y la persona no está funcionando como debe, cuando reincorporarse a la vida no es posible, hay que buscar la ayuda de un especialista. “Igualmente los que odian la Navidad deberían iniciar un proceso, para no amargarles la vida a los demás, menos si se tienen hijos: no hay que cargarlos ni con las rabias ni las frustraciones”, concluye.

- Los casos van en aumento La incidencia de la depresión y, en general, de los trastornos de ansiedad han ido en aumento, a tal punto que forman parte de las cinco enfermedades más frecuentes en el mundo. El impacto de los trastornos afectivos sobre la calidad de vida de los pacientes ha hecho que la depresión sea considerada por la Organización Mundial de la Salud OMS como la segunda causa de incapacidad médica. Estos son algunos datos para tener en mente: *El Estudio del Ministerio de Protección Social del 2004 mostró que el 22 por ciento de los colombianos habían presentado un trastorno de ansiedad en el último mes, en tanto que el 18 por ciento de los colombianos había padecido un trastorno depresivo en el mismo periodo.

*La depresión y la ansiedad son los responsables del 30 por ciento de los suicidios, rupturas afectivas, bajo rendimiento laboral, y un sufrimiento grande e innecesario para pacientes y familiares.

* La depresión y la ansiedad tienen un carácter genético que hace vulnerable al paciente frente a situaciones que para otros pueden ser normales. Las rupturas afectivas, las pérdidas laborales o académicas, las jornadas de trabajo rutinarias y estresantes y la soledad entre otros, con frecuencia son los disparadores de los episodios clínicos.

* Son las responsables de que el suicidio sea hoy la tercera causa de muerte en los adolescentes. Sólo superadas por los accidentes de tránsito y los homicidios. La prevalencia de intento de suicidio para la población colombiana es de 4.9 por ciento.

Y la de ideación suicida, del 12,3 por ciento y las de plan e intento de suicidio llegó al 4,1 y 4.9 por ciento respectivamente.

*La depresión es considerada actualmente como un factor de riesgo para el infarto de miocardio. Los pacientes deprimidos que sufren un infarto agudo de miocardio presentan seis veces más mortalidad y arritmias cardiacas, comparados con los pacientes no deprimidos que se infartan. Con frecuencia está asociada al tabaquismo y al alcoholismo, dos factores de riesgo para la enfermedad cardiaca.

*Estudios epidemiológicos demuestran que la depresión es por lo menos, dos veces más común en la mujer que en el hombre. Aparece en forma más temprana de que lo que se veía hace años (edad de comienzo entre los 13 y 15 años).

*Dos de cada cinco personas presenta al menos un trastorno mental en algún momento de su vida; los trastornos de ansiedad son los más prevalentes; entre los hombres el abuso de alcohol es el problema más común, mientras que para las mujeres es la depresión mayor, según el Estudio Nacional de Salud Mental.

Ilustración: Migueyein

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.