SÍMBOLO DE DEMOCRACIA Y BUEN GOBIERNO

SÍMBOLO DE DEMOCRACIA Y BUEN GOBIERNO

Dejando para la historia un nombre inolvidable, para los colombianos un ejemplo de todas las virtudes cívicas y humanas y para sus amigos un intenso dolor y un vacío agobiante, se ha marchado hacia las colinas de la eternidad Carlos Lleras Restrepo. Fue su vida una permanente lección de sabiduría, de honestidad, de capacidad y de equilibrio. A su orientación, dirección y manejo, le debe el país sus mejores etapas de progreso y de orden jurídico en este siglo. Desde la jefatura del Partido Liberal, desde las trincheras de combatiente, desde la cátedra universitaria, desde el Congreso de la República, desde diversos gabinetes ministeriales, desde la prensa, desde la Sociedad Económica de Amigos del País y desde la propia Presidencia de Colombia, tatuó nuestra historia con las huellas de su inteligencia y de su autoridad.

04 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Lo vimos luchando abierta y tesoneramente, por la vigencia de las ideas liberales, en el gobierno o desde la oposición, en la paz o en la batalla; con su característica autoridad que fue a veces imperativa, pero siempre deliberante y persuasiva.

El estilo que Lleras le imprimió a su gobierno y que defendió, para orientar al país, desde sus diversas actividades, vino a menos, infortunadamente, con su retiro, porque todas las desviaciones de nuestro sistema democrático e institucional, que estamos contemplando, como el clientelismo, la corrupción administrativa, el trasteo de votos y las canonjías y gabelas que se han impuesto en los cuerpos colegiados, fueron combatidas por Lleras con vehemencia y decisión irrevocables.

Cuando en nuestro país se quiera invocar un símbolo de democracia, de buen gobierno, de seriedad y de eficiencia en la orientación filosófica y administrativa del Estado, automáticamente se piensa en Carlos Lleras Restrepo, en sus reformas sociales, en la protección al pueblo y en la defensa del verdadero origen popular del Partido Liberal colombiano. Fue él quien recogió las banderas del radicalismo liberal de 1863 a 1886 y quien trató de enarbolarlas en su vida y desde el gobierno. Vasta mirar su modesta vida de retirado y la sobriedad con que ha vivido en su atardecer vital, para compararlo ventajosamente con las rampantes y multimillonarias jefaturas que mercadean votos para escalar posiciones en el sistema democrático, que antes sólo se obtenían con inteligencia, con capacidad y decoro.

Que el dolor que hoy nos aflige por la muerte de Carlos Lleras Restrepo, nos sirva de acicate y de estímulo para intentar el rescate de la dignidad de nuestra patria. Todo el país acompaña conmovido a sus familiares en esta inmensa pena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.