NO RECARGAR EN EMPRESAS APORTES PARA PENSIONES

NO RECARGAR EN EMPRESAS APORTES PARA PENSIONES

Los gremios económicos apoyaron el esquema de capitalización para modificar el régimen de pensiones que se estudia en el Congreso, pero rechazaron la propuesta de recargar sobre las empresas una mayor proporción de los aportes. Según representantes de cuatro sectores empresariales que asistieron al foro programado por la Comisión Séptima del Senado, la reforma que propone el Gobierno implica que los empleadores tengan que responder por el 74 por ciento de la cotización. Actualmente cubren el 67.

29 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Al foro asistieron los presidentes de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), la Asociación Colombiana Popular de Industriales (Acopi) y la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF).

Otra de las críticas formuladas por los empresarios se refiere al seguro de desempleo. Para ellos, se trata de una prestación que ya está contemplada en el Código Laboral con el auxilio de cesantías y que, de aprobarse, les restará recursos a las cajas de compensación familiar.

Los gremios económicos apoyaron la propuesta presentada por el Gobierno para modificar el sistema de pensiones, pero hicieron serios reparos a la tasa de cotización y al subsidio de desempleo.

Ayer se cumplió un foro en el recinto de la plenaria del Senado en el que expresaron sus puntos de vista sobre el proyecto de pensiones los presidentes de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), la Asociación Colombiana Popular de Industriales (Acopi) y la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF).

Según el presidente de la ANDI, Carlos Arturo Angel, la reforma hace que el empleador asuma la mayor parte de la cotización total necesaria para constituir una pensión.

La cotización, de acuerdo con el proyecto de ley, se aumenta del ocho al 13,5 por ciento: 10 por ciento que aportará el empresario (para los fondos de pensiones) y 3,5 que queda a cargo del trabajador (para cubrir riesgo de invalidez y sobrevivencia).

De esta forma, la proporción porcentual de la cotización cambia, ya que el empleador pasa de contribuir con el 67 por ciento del aporte al 74 por ciento y el trabajador disminuye su participación del 33 al 25 por ciento.

Para el presidente de la ANDI, este cambio tendrá una incidencia muy alta sobre los costos laborales y hace que el aporte del trabajador pierda cada vez más peso.

Este último punto está en contra de la filosofía misma del proyecto ya que se busca que el empleado se concientice del verdadero costo de sus pensiones y no que sea indiferente al problema , comentó.

Sobre el auxilio de desempleo, la gran industria considera que ya existe en Colombia la cesantía, que cumple esta función. Además, si se pretende establecer una nueva prestación, sería necesario eliminar las ya existentes.

Asimismo, dijo que el proyecto de ley de pensiones propone financiar el seguro de desempleo con recursos de las cajas de compensación familiar. Según la ANDI, las cajas, en tal caso, tendrán que ceder cerca de 33.000 millones de pesos anuales, situación que perjudicará su función como prestatarias de servicios.

Por su parte, el presidente de Acopi, Germán Bula Escobar, propuso la opción de que las cajas de compensación familiar manejen fondos de pensiones. Consideró que, de todas formas, es necesario adoptar un régimen de capitalización en el que cada trabajador ahorre el monto necesario para garantizar su pensión. Lo bueno No obstante, la ANDI estimó que el proyecto de ley de pensiones es la solución adecuada para resolver una crisis financiera que ya supera los 9,8 billones de pesos.

De no aplicarse ninguna solución que transforme el sistema, las cotizaciones podrán estar en el año 2000 en niveles del 21 y 27 por ciento sobre el salario, lo que implicará grandes desventajas comparativas para la empresa colombiana en términos de costos laborales.

El presidente de Fenalco, Sabas Pretelt de la Vega, dijo durante el foro que el país tiene que adoptar un sistema de capitalización para constituir las pensiones de los trabajadores.

Sin embargo, cree que el Gobierno debe reconsiderar ciertos aspectos relacionados con la contribución que tendrán que hacer los empleadores, las edades de jubilación y el seguro de desempleo.

Para el presidente de Fenalco, lo más conveniente es que se mantenga la proporción actual: 8,9 por ciento los empleadores y 4,5 los trabajadores.

Adicionalmente, no es partidario de financiar el seguro de desempleo con recursos de las cajas de compensación familiar porque estas perderán capacidad para prestar servicios se seguridad y bienestar social.

Para el presidente de ANIF, Javier Fernández, el sistema de pensiones actual, al contrario de lo que se ha dicho, es profundamente inequitativo y la reforma presentada por el Ejecutivo apunta a solucionar estas diferencias.

Según Fernández, un trabajador que gane el salario mínimo y que aporta en el sistema vigente el 6,5 por ciento de su ingreso, al cumplir su edad de jubilación recibirá un subsidio del Estado equivalente a cinco millones de pesos de hoy, si se considera que los recursos aportados rindieron cinco por ciento por encima de la inflación.

En el caso de un trabajador que devengue diez salarios mínimos, el Estado tendrá que aportar de su presupuesto cerca de 38 millones de pesos para garantizar que el empleado tenga una pensión equivalente a su sueldo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.