LA CRISIS SE CIERNE SOBRE LOS ANCIANOS: BM

LA CRISIS SE CIERNE SOBRE LOS ANCIANOS: BM

El envejecimiento de la población está provocando una fuerte presión sobre los sistemas de protección y atención a los ancianos en todo el mundo. Eso pone en peligro su seguridad económica y dificulta el crecimiento económico, dijo el Banco Mundial en un informe publicado este lunes en Madrid.

04 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En el mundo actual se cierne una crisis sobre los ancianos , dijo Michael Bruno, primer economista del BM, en la presentación del documento.

Con más esperanza de vida y menor fecundidad, en 1990 casi 500 millones de personas (9,0 por ciento de la población mundial) tenían más de 60 años.

Las estimaciones dicen que en el año 2.030, ese número podrá ascender a 1.400 millones.

Eso significa un mayor desembolso de recursos por parte de los estados, por cuanto deben financiar la pensión de los ancianos.

Cuando los trabajadores jóvenes de hoy, prosigue el informe, estén a punto de jubilarse, cuatro de cada cinco personas mayores de 60 años vivirán.

Lo harán, seguramente, en los países que hoy en día están en vías de desarrollo.

Más pensiones El mantenimiento de los jóvenes significa una difícil carga para los países\ En América Latina, el impuesto sobre la nómina destinado al financiamiento de las pensiones se lleva alrededor de una cuarta parte del salario mínimo.

Eso reduce la cantidad de recursos destinados a inversión y crecimiento en los diferentes países.

Además, en naciones como Argentina, antes de la reforma a la seguridad social, más de la mitad de los trabajadores cubiertos por el sistema evadían el pago de sus aportes.

Sistema privado Esta situación global ha llevado al BM a proponer reformas, que le den al sector privado un papel más preponderante en el manejo de la seguridad social.

Esa es precisamente la tendencia de países latinoamericanos como Colombia, Chile, Perú y Argentina, que en los últimos años han introducido reformas al sistema de pensiones.

Según el BM, los gobiernos deben reducir los impuestos que es necesario pagar sobre la nómina e imponer el ahorro para financiar la jubilación.

Los fondos generados deberían ser administrados por compañías privadas, sobre una base competitiva y sujetas a reglamentaciones públicas.

Según Estella James, jefa del equipo de investigación del informe, los problemas que plantean los sistemas de pensiones con predominio del sector público son especialmente graves en América Latina, la antigua Unión Soviética y Europa Oriental.

En los países industrializados, los problemas son algo menores, pero la situación probablemente empeorará a medida que la población envejezca.

Para alcanzar crecimiento económico y al mismo tiempo seguridad financiera para los ancianos, el informe propone un sistema mixto que combine un plan público de pensiones, orientado a reducir la pobreza de los ancianos, y un plan de ahorro obligatorio de administración privada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.