LA PRINCESA PERDIÓ LAS RIENDAS

LA PRINCESA PERDIÓ LAS RIENDAS

La posibilidad del divorcio del príncipe Carlos, heredero de la corona británica, y la princesa Diana, cobró nueva fuerza tras la publicación de un libro en el que se afirma que ella también le fue infiel. El libro, titulado Una princesa enamorada, cuenta los cinco años de amistad íntima entre el mayor de caballería James Hewitt y la princesa Diana, con la que afirma que llegó a compartir lecho.

04 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La publicación, aunque rechazada por el palacio de Buckingham, que la calificó como sucia y sin valor , podría causar un gran daño a la imagen que, hasta ahora, había venido dando la princesa Diana de ser la parte sufrida.

Imagen que había cobrado fuerza después de que el príncipe Carlos reconoció en un documental de televisión, a principios de verano, que fue infiel a su esposa cuando su matrimonio quedó roto de manera irrecuperable .

La autora del libro, la periodista Anna Pasternak, sobrina nieta del premio Nobel de literatura ruso Borís Pasternak, afirma que Diana, a quien Hewitt daba clases de equitación, fue a parar a sus brazos en busca de ayuda tras el abandono en el que la tenía sumida el príncipe de Gales.

Pasternak declaró a la cadena de televisión ITN que esta relación amorosa era muy importante para la princesa de Gales, quien se sentía profundamente rechazada por el desmoronamiento de su matrimonio al no verse satisfecha emocional o físicamente por su marido .

Las primeras voces que piden que el príncipe Carlos consiga el divorcio no se han hecho esperar y ante el anuncio del posible contenido del libro sugirieron que el príncipe debía aprovechar esta ocasión para agilizar los trámites de la ruptura oficial de su matrimonio.

El divorcio no supondría ningún obstáculo para los derechos sucesorios del príncipe Carlos, según dejaron claro los expertos constitucionalistas cuando el primer ministro británico, John Major, anunció públicamente ante el Parlamento la separación de los príncipes de Gales.

Hewitt, cuyo relato de los cinco años de relación íntima con la princesa de Gales sirvió a Pasternak para escribir el libro, afirma tener en su poder una elevada cantidad de cartas que durante ese tiempo le escribió su amada.

Aunque su primer encuentro íntimo fue en el palacio londinense de Kensington, éstos se repitieron luego, a lo largo de tres años.

Los encuentros son descritos en Una princesa enamorada de forma empalagosa a lo largo de sus 192 páginas con pocas citas literales y evitando los detalles demasiado íntimos, aunque se deja clara la naturaleza apasionada de las relaciones.

La confección del libro, por el que Hewitt podría recibir hasta 4,5 millones, fue uno de los secretos mejor guardados del mundo literario británico.

Se desconocía no sólo su contenido, sino también quién lo escribió, así como el título y el número de ejemplares que iban a ser puestos a la venta.

Y quién es él? Londres (AFP) Para sus ex colegas oficiales del arma de Caballería, el mayor retirado James Hewitt, de 34 años, no es un verdadero gentleman.

Hijo de un oficial de los Royal Marines, Hewitt estudió en el colegio privado de Millifield antes de entrar en la prestigiosa academia militar de Sandhurst y ser destinado a los Life Guards, la guardia personal de la Reina.

Desde la separación de sus padres, hace 12 años, este oficial de numerosas aventuras amorosas, se niega a hablar con su padre. Vive con su madre desde que colgó el uniforme, a principios de este año.

El primer encuentro entre el oficial y la princesa Diana de Gales tuvo lugar en el transcurso de una recepción en Londres en 1986, aunque ya se habían visto cinco años antes en un partido de polo en el que el mayor jugaba contra el príncipe Carlos.

En el matrimonio del príncipe Andrés, duque de York, con Sarah Ferguson, en julio de 1986, Hewitt se encargó de coordinar a las diferentes tropas que intervenían en el acontecimiento.

En el verano de 1991, Hewitt fue enviado a la Guerra del Golfo al frente de una unidad de su Arma de Caballería que destruyó 300 tanques iraquíes y hecho 8.000 prisioneros.

Se convirtió en blanco de interés de la prensa popular en agosto de 1992 tras la publicación de una grabación de conversaciones telefónicas de la princesa con uno de sus amigos. En ellas Diana habla del mayor y dice que tuvo que vestirlo de pies a cabeza .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.