Secciones
Síguenos en:
FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

La guerra jurídica.

Señor Director: Los retos y planes de los militares se ven truncados, la gran mayoría de veces, no por incapacidad, sino por los obstáculos legales que les imponen.

Es fácil para un grupo terrorista obligar a un comandante militar a asistir a indagatorias, declaraciones, indagaciones preliminares, pliegos de cargos, demandas civiles, etc., basado en falsas denuncias –a veces de personas presionadas o pagadas– ante la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, etc. ¿Qué se podrá hacer para que esto no ocurra? No es que no se investigue, pero con serios fundamentos.

Ricardo García Ch.

Bogotá.

El ejemplo de Medellín.

Señor Director: Luego de leer las quejas sobre el estado deplorable en que se encuentran Cali y Barranquilla, yo tengo que hablar bellezas de Medellín. Acabo de pasar vacaciones allí. A pesar de que esta ciudad sufrió los trastornos producidos por la violencia del narcotráfico, ha logrado sobreponerse –con su gente y su clase dirigente– y hoy Medellín está más bella que nunca. No hay huecos y tiene un tráfico vehicular de gran volumen, pero fluido, con un servicio de metro limpio y una calle peatonal, Carabobo, que termina en el Guayaquil recuperado para el turismo. La iluminación decembrina es maravillosa.

Alba Nubia Albarracín Bogotá.

Nuestros Abu Ghraib.

Señor Director: ¿Recuerdan la reacción de cierto público conservador cuando se abrió la exposición de Botero en Nueva York contra las torturas en las cárceles de Irak? Aquí en Colombia las Farc tienen más de 3.000 prisioneros, algunos encerrados entre alambradas, muchas mujeres entre ellos, y casi nadie dice nada. No hay Boteros que aboguen por esos seres que llevan más de siete años pudriéndose en la selva, civiles a cuyos familiares les cobran hasta cuatro veces su rescate después de haberlos asesinado. Nos acostumbramos a minimizar las bestialidades.

Adolfo Montaño Vivas Cali.

Las motos son como son.

Señor Director: Me refiero a su editorial ‘Lo que falta es autoridad’ (6-12-06) . Quienes la ostentan han pretendido ordenar la circulación de motos desconociéndolas, odiándolas y, lo peor, temiéndoles. Las motos tenemos que admitirlas tal cual son: medio de transporte; como si fueran carros pequeños, de dos ruedas, de fácil desplazamiento, rápidos y seguros, dependiendo de como se los conduzca. Si conducimos mal autos, buses y camiones, causamos muchas más muertes que una moto, que no causa sino una: la de su ‘jinete’.

Fabio A. Ribero Uribe Socorro.

Blindar los partidos.

Señor Director: Lo que sugirió este sábado el columnista Carlos Caballero Argáez –hacer lo necesario para evitar la putrefacción de los partidos políticos– lo sugirió el presidente Uribe en su discurso ante la Corte Suprema. Hay que hacer eso y mucho más: blindar los partidos convocándolos a un acuerdo que ninguno podría eludir, para dotarlos de normas que impidan que sean infiltrados por quienes tienen alianzas con grupos de narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros. Ese acuerdo le haría mucho bien a la nación.

Álvaro Betancur Bogotá.

La comunicación con los lectores .

Señor Director: Gracias al periódico por haber realizado el primer foro con los lectores.

De la interacción entre los directores de un periódico como EL TIEMPO y de bien educados lectores no pueden salir sino buenos resultados. Ojalá en el próximo se hable de Bogotá, que, a pesar de los grandes esfuerzos por salir adelante, todavía tiene inmensos problemas, como los de la movilidad, la falta de una policía mas eficaz y el necesario aseo en sus vías y aceras.

Simón Pérez Carbó Bogotá.

* * * *.

Señor Director: Esperamos que este ejercicio se repita y los directores no solo tengan en cuenta las observaciones, sino que encuentren una cura tajante a la falta de educación, a la grosería y las acusaciones y amenazas de que son objeto algunos de nuestros gobernantes. Si bien es cierto que pueden haber incurrido en delitos, solamente la justicia es la indicada para investigarlos y condenarlos. Sin embargo, la mayoría de estos foros se prestan para crear más odio entre los interlocutores de diferentes regiones del país.

Delia Talero.

* * * *.

Señor Director: Entre los medios que frecuento, EL TIEMPO y BBC Mundo son los únicos que tienen abiertas sus páginas virtuales a los lectores. La BBC tiene editores y no publica de inmediato el comentario. Es que, realmente, se presentan unos participantes salidos de tono. Cuando el comentario no se ubique específicamente en el tema de que se trata, o cuando sea ofensivo o soez, debe ser censurado con el criterio de que la libertad de expresión no puede ofender y difamar. Con esto estamos defendiendo la maravilla del Internet.

Octavio Quintero Bogotá.

¿Como el Alcalde diga?.

Señor Director: Estoy de acuerdo con un reciente artículo (‘Fase II, TM’) de Jacques Mosseri. Adiós a muchos sitios históricos: el parque del Chicó, del cual me encanta gozar su espacio; el Parque Nacional, en el cual, luego de llegar cansada de una diligencia por la 7a., me siento a ver su entorno y el paso de la gente. El Alcalde me recuerda a los papás del siglo pasado: “Se hace porque yo lo digo”. La voz de la imponencia.

Y me pregunto: ¿dónde está el pueblo que no reclama lo que quiere y no desea tener todo lo que poseen los países avanzados? Primero la estabilidad del pueblo y después las imitaciones.

María Teresa Villamil Bogotá.

La pólvora prohibida.

Señor Director: Todos los años, por estas fechas, sucede la misma historia: niños quemados con la maldita pólvora y no pasa nada. ¿Por qué los gobiernos municipales siguen permitiendo su venta? ¿Por qué los famosos padres de la patria no presentan un proyecto de ley para que sea prohibida en toda la nación? ¿Por qué no hay castigos severos para los padres de familia, que son los primeros responsables de estos dramas al permitir que sus hijos compren y manipulen la pólvora? Lideren ustedes una campaña para que esta vagabundería termine.

Flavio Baquero Cárdenas Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.