Secciones
Síguenos en:
NIEGAN TUTELA CONTRA EL TIEMPO

NIEGAN TUTELA CONTRA EL TIEMPO

Los sobrenombres o apodos a los que se hace referencia en informaciones de prensa no lesionan derechos fundamentales de quienes dicen tenerlos, cuando se trata de apelativos de carácter generalizado. El planteamiento lo expuso un juez de la República al negar una acción de tutela interpuesta contra el diario EL TIEMPO por el ciudadano Juan Ricardo Escobar Bonito.

Escobar Bonito consideró lesionados sus derechos al reconocimiento de la personalidad, a la intimidad personal y familiar, al buen nombre y a la honra, en el momento en que este diario presentó una información titulada Condenados picas de la Caja de Vivienda Militar. Según el accionante, desde su más tierna edad sus familiares lo apodaron picas y con el transcurrir de los años ese mote se hizo parte de su personalidad y su nombre.

Recordó al presentar la tutela que en 1988 se vio involucrado en un asunto penal que condujo a utilizar su sobrenombre como sinónimo de defraudador, identificándose desde entonces los asuntos de defraudaciones económicas con el sobrenombre citado.

Escobar Bonito explicó que una vez cumplida su pena se ha dado a la tarea de reinsertarse laboralmente al igual que social y económicamente, acciones que se han visto truncadas por utilizarse de manera indiscriminada su sobrenombre por los medios de comunicación.

Según el Juez 20 Civil del Circuito, José Roberto Junco Vargas, si bien Escobar aportó documentos que dan cuenta de su sobrenombre, también es cierto que pueden llegar a existir en la sociedad diversidad de personas con el mismo, lo que indicaría la violación de múltiples derechos fundamentales a la intimidad y buen nombre.

No toda utilización de distintivos, motes o estigmas en las comunicaciones o artículos periodísticos generan violación del nombre o distintivo individual de una persona , precisó el Juez.

De acuerdo con el funcionario, para que se diga que existe violación al buen nombre, con base en una nota periodística, se considera que el artículo de que se trate cree una opinión inequívoca en todo un conglomerado social de tal magnitud que todos los ciudadanos se formen la misma idea o similar opinión negativa frente a la persona de que se trate .

El juez Junco Vargas dijo que el apelativo picas , no es un apodo que inequívocamente individualiza al afectado, sino que es un distintivo que se le puede hacer a ciertas personas que reúnen determinadas características de comportamiento.

El juez acogió la posición de la periodista de EL TIEMPO autora de la noticia, quien explicó que empleó la palabras picas para presentar su información con base en el significado que le da el diccionario de la Real Academia de la Lengua, que define a la persona que logra vencer dificultades, obstáculos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.