Secciones
Síguenos en:
La crisis política y el mercado accionario

La crisis política y el mercado accionario

En las últimas semanas, el comportamiento de los mercados locales ha estado influenciado por la evolución de los escándalos del Gobierno por cuenta de la para-política. Esta situación, que se ha comparado con el proceso 8.000 del gobierno Samper, ha comenzado a generar incertidumbre entre los inversionistas, quienes se preguntan cuál podría ser el efecto de este escándalo en el mercado accionario. Para hacer este análisis, es preciso comparar qué estaba pasando a nivel local y externo durante el proceso 8.000 y cuáles son las condiciones actuales.

La valorización del mercado accionario colombiano en los últimos cinco años ha estado en gran parte sustentado en la recuperación de la economía colombiana tras la crisis de finales de los años noventa.

Al analizar en conjunto el comportamiento de la economía y del mercado accionario se encuentra que hay una relación importante entre ambos. Sin lugar a dudas, parte de la valorización de las acciones en 2005 y 2006 obedeció a la abundante liquidez en los mercados locales y externos, la cual a su vez, ha impulsado el crecimiento de la economía colombiana.

En los últimos dos años, el crecimiento del M3 (el agregado monetario más amplio) ha superado el 10 por ciento anual en términos reales, lo cual no se veía desde finales de 1997, cuando las tasas de interés y la inflación superaban los dos dígitos. Así mismo, el crecimiento del PIB este año muy probablemente estará por encima de 5.5 por ciento, con lo cual la economía completa un ciclo de expansión sin precedentes en la historia reciente.

Por su parte, a nivel externo, se ha observado un entorno favorable. Las bajas tasas de inflación han reducido considerablemente las tasas de interés, con lo cual gran parte de la liquidez mundial se ha destinado a inversiones en países emergentes como Colombia. Así mismo, a pesar de que la economía de Estados Unidos ha comenzado a mostrar signos de desaceleración, la zona Euro y Japón muestran crecimientos sostenidos, con lo cual el panorama para 2007 en términos globales es positivo.

UNA MIRADA AL PASADO Ahora, ¿qué tantas semejanzas existen entre la situación actual y la de finales de los noventa? Repasemos a grandes rasgos que pasó en aquel momento. El sistema financiero colombiano presentó entre 1991 y hasta 1997 su más importante fase de expansión, en medio de un rápido crecimiento de la economía y una fuerte entrada de capitales extranjeros al país. Sin embargo, el boom crediticio no estuvo acompañado por una mayor rigurosidad en el seguimiento de la calidad de la cartera, de tal forma que a partir de 1997 y hasta el año 2000 el sector financiero exhibió un deterioro acelerado de los indicadores de rentabilidad, liquidez y solvencia, lo que provocó un incremento en las tasas de interés hasta ubicarse 20 puntos porcentuales por encima de la inflación.

Al mismo tiempo, se redujo considerablemente el crecimiento económico alcanzando inclusive una contracción real del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,2 por ciento en 1999.

Con la crisis asiática y la moratoria en Rusia se produjo una salida masiva de capitales del país, que en 1998 contaba con altos déficit fiscal y de cuenta corriente. La percepción de riesgo, medida por el spread del EMBI Global de Colombia, se elevó hasta alcanzar inclusive un máximo de 1.066 pb en septiembre de 1999.

Por su parte, el Banco de la República no contrarrestó estos eventos con una política monetaria expansiva que ayudara a recuperar más rápidamente a la economía, sino que por el contrario, incidió en el incremento de las tasas de interés con el fin de defender la banda cambiaria a finales de la década.

Todos estos factores redundaron negativamente sobre el mercado accionario, que vivió, entre 1998 y 2000 la mayor racha descendente de su corta historia.

EL PRESENTE Hoy, las condiciones son distintas. El sistema financiero se ha hecho mucho más sólido, la economía tiene un sostenido ritmo de crecimiento, y es menos vulnerable ante choques externos: los déficit fiscal y de cuenta corriente se han reducido considerablemente; las tasas de interés reales y la inflación se encuentran en mínimos históricos, y la percepción de riesgo por parte de los inversionistas extranjeros ha mejorado ostensiblemente, ubicando el spread de la deuda colombiana en 177 puntos básicos hoy en día.

Además, hay que tener en cuenta que el mercado colombiano es hoy mucho más líquido, con transacciones que superan los 50 millones de dólares diarios, cuando a finales de los noventa, difícilmente alcanzaban un millón. Además, en aquella época la participación de los inversionistas extranjeros en la bolsa era muy superior a la actual (que apenas es de un 1 por ciento del total de las transacciones diarias), con lo cual el mercado era más sensible a una salida masiva de estos actores.

En este contexto, y sin desconocer el ruido que puede generar un juicio político como el que se está observando en Colombia, es muy importante resaltar que los llamados fundamentales de la economía están hoy en capacidad de blindar a los mercados de esta situación.

Así, si bien en el corto plazo los precios de las acciones pueden verse afectados por noticias respecto al escándalo de la para-política, es poco probable que por cuenta de éste se de un cambio en la tendencia positiva que ha registrado la bolsa colombiana en los últimos años.

Gerente de Investigaciones Económicas, Valores Bancolombia .

Ilustración Migueyein

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.