Secciones
Síguenos en:
FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

No ceder al chantaje.

Señor Director: La redacción nacional de EL TIEMPO afirma que la amenaza de contar la verdad es la única arma que les queda a los paramilitares. De ser así, el Gobierno no puede dejarse chantajear. Por el contrario, la verdad es el mejor legado político que puede dejarle Uribe al país. El Presidente nada debe temer al respecto; si las manzanas podridas no lograron contaminarlo, aunque estén en el Congreso o en los cuarteles, siempre tendrá la posibilidad de practicar la asepsia política, destituyendo y enjuiciando a los implicados. Ceder ante el chantaje mandaría el mensaje de que el Presidente teme que se conozca ‘la verdad’.

Carolina Aguilar.

Las transferencias.

Señor Director: Las bancadas uribistas de la Cámara, de manera mecánica y unánime, blindadas contra las más persuasivas razones humanitarias, modificaron la Constitución para despojar a las regiones y a la gente que los eligió de la transferencia de recursos que garantizaban su educación y salud. Los devolvieron al poder central. ¿Qué será del Chocó, de Boyacá, del Caquetá, entre otros? Luis Eduardo Saavedra Salazar.

Abonar a la deuda.

Señor Director: El Gobierno se acaba de ganar la Navidad con el ingreso de más de tres billones de pesos, por la venta de Ecogás a la Empresa de Energía de Bogotá.

Es el mejor momento para equilibrar la situación fiscal de la Nación, actualmente deficitaria, mediante, por ejemplo, la reducción de la deuda pública externa. Sería una muy buena señal para todos los inversionistas del mundo.

Jaime Ortiz Áñez.

La reacción feminista.

Señor Director: La columna de Eduardo Escobar ‘Las feministas irán al infierno’ (05-12-06) enriquece la discusión entre géneros. Sin alharacas misóginas, denuncia el afán despótico oculto bajo muchos discursos feministas. Lamentable que algunas lectoras reaccionen quisquillosas a consideraciones que, bien recibidas, benefician su causa. Totalitarismos y ‘tetalitarismos’ son abominables.

Alfredo Gutiérrez Borrero.

Con el sida no hay ‘tolerancia’.

Señor Director: Importante y oportuno el editorial sobre el sida, que día a día cobra más víctimas en nuestro país. Quiero llamar la atención respecto a la decisión equivocada de las autoridades distritales sobre la prostitución, que, según cifras oficiales, genera más del 70 por ciento de las víctimas de esta enfermedad. Con la reglamentación de las zonas de tolerancia en esta Navidad, el panorama futuro de la ciudad va a ser más desastroso que nunca.

Jorge Luis Díaz B.

Vigilar el lavado.

Señor Director: Entre las funciones de vigilancia de la Superintendencia Financiera existe la de hacer seguimiento del lavado de dineros ilegales en el sistema financiero. ¿Dónde estaba esa entidad cuando los políticos movieron los 800 o 400 millones de pesos para pagar a los paramilitares el costo de sus curules al Congreso? ¿Hay algún informe del Consejo Electoral sobre esos movimientos? José Darío Forero .

La triste suerte de dos ciudades .

Señor Director: Su editorial ‘Drama de dos ciudades’ (07-12-06) toca una triste realidad.

Cali ha perdido civismo y, en cambio, lo que hay es vandalismo y desaseo general. Falta un líder que ponga las cosas en su sitio.

Es triste ver que la tercera capital de Colombia se encuentre abandonada a su suerte por la politiquería. Hay demasiada prostitución y drogadicción.

Han desfalcado las arcas del erario con trampas, manejos indebidos y fraudes. Es deplorable ver la suerte de la ciudad.

Se necesita que la Policía y el Ejército sean más preventivos que reactivos ante la inseguridad. También se requiere una auditoría externa en la administración municipal. Y vigilar los servicios públicos, que son los más costosos del país, entre muchas otras cosas.

José Eduardo Gómez M.

Cali.

* * * *.

Señor Director: El problema de Cali es viejo. Es de falta de controles y de autoridad. Y, claro está, de impunidad. Lo cierto es que esta ciudad, que fuera la de mostrar, ha decaído. Y no solo las autoridades nacionales tienen que darle la mano. Sus propios habitantes, gentes honestas en su inmensa mayoría, deben sacudirse de los deshonestos. De lo contrario, como dijo un lector en días pasados, Cali dejará de ser Cali, y eso nos duele.

Luis Alberto Velandia.

* * * * .

Señor Director: No puede ser más lamentable la situación de las dos ciudades a las que alude su editorial. Nada menos que la tercera y la cuarta del país.

Barranquilla y Cali no merecen administraciones como las que tienen, con sus jefes hoy en el banquillo. Que la Procuraduría y los jueces actúen con rigor y celeridad para poner orden en ambas.

Hernando M. Buitrago .

Un ‘articulito’.

Señor Director: A propósito de su editorial ‘La salud, a pupitrazos’ (05-12-06), los profesionales y trabajadores de la salud solicitamos al Congreso que en la reforma de la Ley 100, que ahora entra a conciliación, se incluya ‘un articulito’ del siguiente tenor: “En las Empresas Sociales del Estado, para sus actividades misionales, no existirá tercerización de la relación laboral”.

Lo anterior para ganar pertenencia y mayor compromiso y evitar la proliferación de las cooperativas de trabajo asociado, que intermedian la relación laboral y se quedan con el sueldo de los trabajadores, con la complacencia del Gobierno. ¿Se acabó el empleo público en el sector de la salud? Herman Redondo Gómez, M. D.

Vicepresidente de la Asociación Médica Colombiana .

¿Por qué contra los particulares?.

Señor Director: Veo con gran preocupación la inquietud que tiene el Alcalde de establecer el Pico y Placa los sábados para los carros particulares. La contaminación de Bogotá se la debemos a la gran cantidad de buses viejos y desocupados que andan por toda la ciudad, lo mismo que los taxis en busca de pasajeros. Mi propuesta es que la restricción se aplique a los vehículos de servicio público igual que a los particulares, con cuatro números y no con dos, como se está haciendo.

Queda uno aterrado al ver cómo los transportadores matriculan buses y taxis estando congelado dicho trámite; además, se han llevado el dinero de la ‘chatarrización’ y el Alcalde los sigue premiando con un Pico y Placa de dos números.

Fernando Mejía

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.