LA SONRISA DE GAVIRIA

LA SONRISA DE GAVIRIA

Hoy está muy sonriente César Gaviria como no lo ha estado en mucho tiempo. Anoche llegó a Londres y hoy corona un viaje que hace 97 días canceló cuando el equipaje ya estaba en el avión presidencial. Como ustedes tienen mala memoria, les recuerdo que ese 21 de julio se fue, del Envigado Hilton , Pablo Escobar, el señor gordito de bigote que le dicen El Patrón .

28 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Hoy llega César Gaviria al aeropuerto de Barajas en Madrid. Mientras leen esta columna, lo están recibiendo con mucha pompa y protocolo; esta noche lo veremos en los noticieros con la mejor de las sonrisas porque no es cualquier cosa, en las vanidades humanas, llegar a España y recibir honores de la guardia del Rey.

Hoy me alegro por César Gaviria, que ha pasado malos días y está introvertido y a la defensiva por culpa de una docena de ineptos... Para no quedar de gavirista o que estoy esperando un regalito de Madrid, digamos que él tiene buena culpa en los fracasos del Gobierno por no ser exigente con los subalternos.

Hoy es un día histórico en la vida pública de César Gaviria y de Ana Milena Muñoz, porque en Madrid se alojarán en el Palacio del Pardo y cenarán con Felipe y toda la jay de Madrid. Algo más: tienen almuerzo privado con Juan Carlos de Borbón, Rey de España y con su adorable esposa la Reina Sofía, hija de la reina Federica de Grecia.

No es un almuerzo cualquiera; una cosa es almorzar con José Blackburn, Ariel Armel, María Izquierdo, notables dirigentes del partido liberal, que almorzar con la familia Borbón, que tiene siglos de poder.

Al presidente Gaviria le mandé decir tres cositas para su almuerzo de 14 cubiertos con su majestad; una, que no comente nada de la mallorquina que dicen que es amante del Rey; que el Rey tutea porque es un Rey, pero no se le puede tutear porque lastima el protocolo, que no pregunte por la novia del Príncipe heredero, la linda y liberada Isabel Sartorius; a ella, mayor dos años que el Príncipe Felipe, no la quieren los viejos monarquistas ni la Reina Sofía porque no es virgen, porque vivió con un amigo en Nueva York y porque es demasiado avión.

A Ana Milena le mandé decir con su amigo y confesor, Monseñor Huertas, que a las infantas, hijas del Rey, les recomiende un modisto colombiano que las mejore porque ellas, tan nobles y feítas, visten horroroso y están casi solteronas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.