UN PAÍS SIN POBRES Y CORRUPTOS

UN PAÍS SIN POBRES Y CORRUPTOS

Brasil no es un país subdesarrollado. Es un país injusto . Esta frase del presidente electo, Fernando Henrique Cardoso, resume el desafío que tiene el responsable de comandar los destinos de los 160 millones de brasileños en los próximos cuatro años. Ocupando el decimoprimero lugar entre las economías del mundo y con un crecimiento en 1993 cercano al cinco por ciento, Brasil tiene indicadores sociales de tercer mundo.

05 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El nueve por ciento de la población es analfabeta y el 27 por ciento apenas lee y escribe. La pirámide de ingresos es similar: 34 por ciento de la población económicamente activa gana menos de 60 dólares y, en contraste, el tres por ciento recibe más de 1,200 dólares al mes. Los demás indicadores, salud, empleo y distribución de la tierra, son igualmente graves.

Cardoso es consciente de eso. No en vano, es uno de los sociólogos más importantes de Brasil, creador de la Teoría de la Dependencia que hizo carrera en las dos décadas pasadas y que se convirtió en texto obligado para los estudiantes de ciencias sociales de América Latina.

Los desafíos Independientemente de cuánto haya revaluado sus propias tesis en los años que han transcurrido desde su exilio en Chile, Cardoso mantiene su perspectiva de que Brasil necesita seguir creciendo pero a través de un modelo de desarrollo que asegure una calidad de vida más justa.

En otras palabras, el país debe acabar con la paradoja de que medida que aumenta la riqueza, aumenta también la pobreza.

Este es, entonces, el desafío global del gobierno de Cardoso, el que va a ocupar la mayor parte de sus esfuerzos y que tendrá medidas de corto y de largo plazo. Entre las de corto alcance, vale la pena mencionar el programa de la renta mínima que consiste en dar un subsidio de 35 dólares al mes a siete millones de familias de pocos recursos y que empezará a ser aplicado en algún momento del próximo año.

Pero si Cardoso y su equipo están pensando ahora en crear el modelo de desarrollo que necesita el país, es gracias a la estabilización de la economía conseguida a partir de agosto pasado a través del Plan Real que dedujo la inflación de 45 a 1.5 por ciento mensual.

La estabilización económica es, por lo tanto, la premisa básica de cualquier acción de gobierno que se piense emprender y para mantenerla, Cardoso necesitará sanear las finanzas del Estado y reducir la burocracia con el fin de Los eliminar la emisión de dinero que a su vez produce la inflación.

La disminución de la injusticia social como el objetivo global y la estabilización de la economía como la condición imprescindible para cualquier avance, son las bases del programa de gobierno de Cardoso.

Aunque todavía faltan tres meses para la transmisión del mando -la posesión es el 1 de enero- es casi seguro que las acciones de corto plazo van a empezar a articularse a partir de la próxima semana.

La más importante de ellas será la resurección de la reforma constitucional que fracasó en los últimos dos años y que Cardoso cree poder tramitar en los primeros seis meses de su mandato.

Asuntos por pulir El nuevo presidente quiere redefinir las tareas de Gobierno frente a las de los Estados y Municipios, reestructurar la seguridad social -especialmente el sistema de jubilación-, adelantar una reforma tributaria y agilizar las privatizaciones que ya empezaron en esta administración.

Una de las medidas será seguramente la que pretende reducir a la mitad el número de ministerios, que hoy es de 27.

El éxito de las metas económicas del próximo gobierno dependerá en buena parte de la habilidad política y de las alianzas que logre consolidar. En principio, Cardoso deberá armar una coalición en el Congreso que asegure el trámite de la revisión constitucional y de las leyes que lo reglamentan.

Conteo parcial Brasilia (Efe) El candidato social demócrata Fernando Henrique Cardoso continuaba ayer manteniendo una amplia ventaja, con el 54,2 por ciento, en la elección presidencial brasileña, tras el escrutinio de 4.092.427 votos realizado por la justicia electoral y concluido a las 19:30 horas locales.

Cardoso, ex ministro de Hacienda, de 63 años, obtuvo 1.842.701 votos del total contabilizado, que representa el 5,15 por ciento del censo electoral, de 94.782.410 electores potenciales.

Su principal rival, el socialista Luiz Inacio Lula da Silva, de 48 años, y líder del Partido de los Trabajadores (PT), alcanzó en el mismo escrutinio una votación de 813.169 sufragios (23,9 por ciento).

El tercer lugar del recuento oficial es ocupado por el ultra conservador Enéas Carneiro, del Partido de la Reedificación del Orden Nacional (PRONA), con 224.621 sufragios (6,6 por ciento).

Los otros cinco aspirantes presidenciales totalizan el quince por ciento: el social demócrata Leonel Brizola, el centrista Orestes Quercia y los conservadores Esperidiao Amin, Carlos Gomes y el almirante retirado Hernani Fortuna.

Los votos en blanco y nulos alcanzan el 15 por ciento y la abstención, a pesar de la obligatoriedad del voto, es calculada en el 15,6 por ciento.

El conteo durará entre diez y quince días, según el Tribunal Supremo Electoral.

EN LAS URNAS El CANDIDATO SOCIALISTA Leonel Brizola denunció un fraude en las elecciones generales brasileñas de ayer y anunció hoy que aglutinará a la izquierda para formar un frente de oposición al próximo gobierno LUIZ INACIO LULA DA SILVA candidato por el Partido de los Trabajadores a la presidencia señaló que más de 100 millones de cédulas fraudulentas de votación para presidente fueron distribuidas en todo el país por los partidarios de Cardoso.

LAS BOLSAS DE VALORES de Río de Janeiro y Sao Paulo marcarán alzas históricas hoy luego de confirmarse la victoria de Cardoso en las elecciones de ayer, según funcionarios del sector financiero.

EL RECUENTO OFICIAL de los sufragios comenzará hoy después de la apertura de los colegios electorales. Los cómputos se desarrollarán en 25 mil juntas de escrutinio, a cargo de 2,5 millones de funcionarios del TSE.

UNOS DOS MIL BRASILIANOS votaron en las elecciones generales. Brasilianos son los ciudadanos bolivianos que viven en la región fronteriza y se acogieron a la doble nacionalidad con esa nación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.