Secciones
Síguenos en:
Gates entrará pisando suave

Gates entrará pisando suave

A pocas horas de ser confirmado por el Senado como el sucesor de Donald Rumsfeld y en consonancia con las recomendaciones que muy probablemente dará la comisión encabezada por el ex secretario de Estado de E.U. James Baker, Robert Gates decidió desmarcarse de la “era guerrerista” que ha caracterizado a la administración de George W. Bush para ofrecer un rostro amable.

Ayer, en la audiencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, Gates mostró un delicado equilibrio al evitar un discurso tranquilizador sobre Irak, a la vez que advirtió sobre las consecuencias de que una retirada dejaría a ese país en el caos y desencadenaría un conflicto regional.

Aunque admitió que E.U. no está ganando la guerra en Irak, también estuvo de acuerdo con el jefe del Estado Mayor Conjunto, Peter Pace, quien recientemente expresó: “No estamos ganando, pero tampoco estamos perdiendo”.

Y advirtió que si no se estabiliza la situación en el país en el próximo año o el siguiente, podría desatarse una “conflagración regional” que implique a Irán, Siria y Turquía.

Diálogo con Irán y Siria Además, en consonancia con el Grupo de Estudio Sobre Irak, dirigido por Baker y el ex legislador demócrata Lee Hamilton, del que Gates hacía parte, el nuevo Secretario de Defensa de E.U. se mostró a favor de que el país abra canales de comunicación con Irán y Siria en lugar de nuevos frentes de confrontación.

“No apoyaría ningún ataque estadounidense contra estos países, excepto como último recurso”, dijo ante la Comisión del Senado.

Sin embargo, Gates subrayó que la decisión de una futura estrategia dependerá del presidente Bush.

Bush nominó a Gates como próximo jefe del Pentágono el 8 de noviembre, al día siguiente de la derrota de su Partido Republicano en las elecciones legislativas.

Gates, quien fue director de la CIA desde 1991 hasta 1993, durante la presidencia de George Bush padre (1989-1993), se distanció del gobierno de Bush hijo en varios aspectos.

De antes, Gates se ha negado a calificar a Irak como un “frente de la guerra contra el terrorismo”, uno de los dogmas del gobierno de Bush.

También ha dicho que el jefe de la red terrorista Al Qaeda, Osama ben Laden, era una amenaza más grave para Estados Unidos que el ex presidente iraquí Saddam Hussein.

Al cierre de esta edición, Gates, fue confirmado, por unanimidad, por la Comisión de Servicios Armados del Senado. La Cámara alta debe dar su aprobación, en pleno, antes del fin de semana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.