Secciones
Síguenos en:
Bush da el brazo a torcer con Bolton

Bush da el brazo a torcer con Bolton

George W. Bush renunció a obtener del Congreso –controlado por los demócratas– la renovación del mandato del embajador estadounidense en la ONU, John Bolton, que vence en diciembre. Contra él pesan serias críticas por su tendencia a descalificar el trabajo de la ONU, y por su estilo brusco y poco diplomático para el cargo.

“El Presidente aceptó con renuencia la decisión del embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas John Bolton de que sus servicios a la administración concluyan cuando expire su actual nombramiento”, dijo la portavoz Dana Perino.

Bush se vio obligado a designar a Bolton por decreto en agosto del 2005, ante las reticencias suscitadas por su personalidad y la imposibilidad de superar la obstrucción de la oposición demócrata.

Pero tal nominación sólo es válida por la legislatura en curso. Para mantenerla, Bolton debería ser confirmado por el Senado.

La confirmación de este neoconservador, criticada incluso en filas republicanas, no estaba para nada asegurada en un Congreso cuya nueva mayoría demócrata se instalará en enero.

“Hace un año nombré al embajador Bolton porque sabía que representaría los valores de E.U. y que se enfrentaría eficazmente con problemas difíciles en las Naciones Unidas”, indicó un comunicado del presidente Bush, en el que rinde homenaje al trabajo cumplido por Bolton en la ONU, especialmente en el tema nuclear norcoreano e iraní, la crisis de Darfur y las reformas en la organización.

Bush había enviado al Senado el 9 de noviembre la designación de Bolton, con la intención de obtener su confirmación ante la mayoría que aún disponían los republicanos.

Según sus detractores, Bolton está en malas condiciones para representar a Washington en la ONU. Le reprochan,incluso, su desprecio, por la cooperación internacional.

Las críticas se iniciaron cuando era subsecretario de Estado (2001-2005), por su oposición feroz a la creación de la Corte Internacional de Justicia, sus esfuerzos por suspender una conferencia sobre armas bacteriológicas, pero también por su papel en la justificación de la guerra en Irak.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.