Secciones
Síguenos en:
OCTAVIO, OTRO NIÑO INDIGENTE ASESINADO

OCTAVIO, OTRO NIÑO INDIGENTE ASESINADO

La violencia contra los niños, en Risaralda, está llegando a límites insospechados. Con la muerte de otro pequeño, ayer, en Pereira, se eleva a veinte el número de menores asesinados en lo que va corrido del año en ese departamento. El hecho motivó voces de rechazo por parte de movimientos cívicos.

En un costado de la vía que de Pereira conduce a Armenia, sector de la vereda el Manzano, fue hallado el cuerpo del indigente Octavio Torres Torres, de 15 años. El pequeño presentaba nueve impactos de bala de pistola 9 milímetros, propinados al parecer por hombres que se movilizaban en un automóvil de color rojo, de acuerdo con el testimonio entregado por una joven amiga del menor.

Octavio, conocido en la galería de Pereira como Quemaíto , era un muchacho muy apreciado por la mayoría de los niños de la calle que deambulan por la capital risaraldense.

Su madre, Farnery Torres, una humilde mujer que habita en el barrio el Plumón, dijo que Quemaíto , desde los nueve años, cambió su residencia por las congestionadas calles pereiranas.

Según el secretario de Gobierno del departamento, Julio César Gómez Salazar, el joven era muy conocido por los funcionarios de la Gobernación. Agregó que a través del despacho de la Primera Dama se le logró realizar una cirugía para tratarle las secuelas que le dejó el haberse quemado con gasolina cuando apenas tenía seis años.

Tras manifestar su preocupación por el aumento de la violencia contra los niños en el departamento, Gómez señaló que el propósito del gobierno seccional es establecer, con los organismos de seguridad, los móviles que han rodeado la mayoría de muertes de menores este año en el departamento .

Anotó que a los asesinatos se suman los extraños casos de desaparición de los llamados niños de la calle , denunciados por la Defensoría del Pueblo, y que requieren también de una exhaustiva investigación.

Acerca de los móviles que rodearon la muerte del Quemaíto , una de sus amigas dijo que el lunes pasado, en las horas de la noche, tuvo la oportunidad de compartir con él un plato de comida.

Lo vi muy nervioso y extraño. Me dijo que quería salir a la calle pero que tenía miedo. Noté que de uno de sus pies le salía sangre. Le pregunté y me dijo que un hombre de un carro rojo le había disparado. No me quiso entregar más explicaciones. Pero se despidió diciéndome que el hombre del carro le había dicho que se las iba a pagar .

Las exequias del menor se cumplieron ayer miércoles en la Iglesia de la Valnanera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.