UN TESTIGO MUDO DE LA LITERATURA

UN TESTIGO MUDO DE LA LITERATURA

Casonas construídas entre los siglos XVII y XVIII retoman las historias y las leyendas que los grandes de la literatura colombiana aprovecharon para inmortalizar en sus novelas. La Hacienda El Paraíso o Casa de la Sierra vive hoy su bonanza turística al involucrar un cementerio, localizado a cinco kilómetros de la hacienda, en el corregimiento de Santa Elena, jurisdicción de El Cerrito, y que marcó su historia. Allí permanece enterrado el cuerpo de María. Sabemos que por varias generaciones esta región ha sido olvidada del turismo vallecaucano e internacional; a esto se suma la incapacidad de ellos mismos por manejar su propio cementerio.-dijo Diego José Rico, de la Corporación de Turismo del Valle (Cortuvalle). Se decidió que la corporación debía hacerse cargo y de paso ayudar a que esta comunidad para que se integre mediante la venta de productos elaborados en la región .

19 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El proyecto se realiza bajo tres etapas, que contemplan la recuperación de los muros de cerramiento, la construcción de los senderos peatonales principales y la arborización; luego está el mejoramiento de las tumbas de los difuntos para que queden acordes con el proyecto; y finalmente la construcción de una capilla Somos conscientes del sentimiento de nostalgia y satisfacción de los visitantes que recorren los pasillos de la Casa de la Sierra, convertidos hoy en un valioso testimonio de uno de los momentos de desarrollo de la literatura colombiana. A esto se suma la inminente necesidad de conocer los pormenores de la trágica muerte de la heroína de Isaacs; así como también de donde yace su cuerpo por el relato que hace Efraín en el último párrafo de la novela . Atravesé por en medio de las malezas y las cruces de leño y de guadua que se levantaban sobre ellas; el sol al ponerse, lograba cruzar el ramaje enmarañado de la selva vecina con algunos rayos que amarilleaban sobre los zarzales y los follajes de los árboles que sombreaban las tumbas. Al dar la vuelta a un grupo de corpulentos tamarindos, me hallé frente a un pedestal blanco manchado por las lluvias, sobre el cual se elevaba una cruz de hierro; acerquéme. En una plancha negra que las adormideras medio ocultaban, ya empecé a leer: María. A Aquel monólogo terrible del alma ante la muerte, del alma que la interroga, que la maldice., que la ruega, que la llama., demasiado elocuente respuesta dio esa tumba fría y sorda que mis brazos oprimían y mis lágrimas bañaban. La propuesta fue presentada por los arquitectos Diego Rico y Yolanda Constaín tienen un costo de 27 millones de pesos, cuya financiación corre a cargo de las secretarías de Agricultura, de Obras Públicas, Cortuvalle, la alcaldía de El Cerrito y los residentes en Santa Elena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.