Secciones
Síguenos en:
Subsidio para vivienda según ingresos

Subsidio para vivienda según ingresos

E l actual esquema de subsidios para que los hogares más pobres compren vivienda social, ya no da más. Sus días están contados.

La ayuda monetaria para comprar VIS se entregará teniendo en cuenta el ingreso de las familias y no el precio de la casa o apartamento, que es como está establecido hoy. Además, de cuatro clases de vivienda se pasará a dos aunque se mantendrá el precio máximo de 135 salarios mínimos (55’080.000 pesos).

El Gobierno y el sector privado coinciden en que es necesario hacerle ajustes de fondo a la política de VIS si en verdad se pretende reducir significativamente el déficit habitacional en los próximos años.

Tras ese propósito, son muchos los aspectos que hay que abordar. La directora de Planeación Nacional, Carolina Rentería, señala algunos: la reducción a dos de los tipos de VIS, subsidios en función del ingreso de los afiliados a las cajas de compensación, una participación más activa del Fondo Nacional de Ahorro, impulso a los bancos de materiales de construcción, avales del Fondo Nacional de Garantías e incentivos a entidades financieras que otorguen créditos a trabajadores informales.

Las cajas de compensación seguirán desempeñando un papel de primera línea en esta nueva visión para el sector, ya que son uno de los ejes centrales de la política de VIS.

Lo que se busca, dijo el presidente de Asocajas (gremio de las cajas de compensación), Álvaro José Cobo, es darle una mirada a la problemática de la vivienda desde el punto de vista de las familias de menores ingresos y con base en esto hacer los ajustes y propuestas pertinentes.

El DNP estima que el déficit de viviendas urbanas en Colombia es de 2,3 millones de unidades, en tanto que el Icav, citando la encuesta de calidad de vida del Dane, señala que el déficit en el campo es de 1,8 millones, para un gran total de 3,7 millones. La meta del Gobierno es propiciar la construcción de 800.000 viviendas en cuatro años.

A pesar de ese enorme faltante de vivienda, millones de familias pobres no pueden acceder a una propiedad, bien porque no tienen para la cuota inicial o porque, no obstante ser beneficiarias de un subsidio que complemente el ahorro y puedan cumplir con este requisito, no logran un crédito del sistema financiero, o bien porque no tienen ninguna capacidad de ahorro.

Cobo enfatiza en que uno de los problemas que enfrenta la política de vivienda es encontrar terrenos urbanos para construir viviendas tipo 1 y 2 (cuyo valor máximo son 70 salarios mínimos). Por esto, no duda en demandar el apoyo de los alcaldes para que faciliten el desarrollo de macroproyectos urbanos que viabilicen programas masivos.

A mayor ingreso, menor subsidio.

Para los hogares con ingresos hasta dos salarios mínimos (816.000 pesos), el presidente de Asocajas propone un subsidio que no supere 25 salarios (10,2 millones de pesos).

Para aquellos con ingresos entre dos y cuatro salarios la ayuda debería ser hasta 20 salarios mínimos (8’160.000 pesos).

Como lo señaló la directora del Departamento Nacional de Planeación, la idea es que los hogares con menores ingresos reciban mayores subsidios y viceversa.

Las viviendas clasificadas en la actualidad como tipo 1 y 2 –cuyo precio techo son 70 salarios mínimos (28’560.000 pesos) y reciben un subsidio de 14 salarios mínimos (5’712.000 pesos)– deberían ser para los hogares con ingresos de hasta dos salarios mínimos, siempre y cuando la fórmula de financiación sea viable, advierte Cobo. En este evento, el apoyo propuesto aumenta.

Las viviendas de interés social tipo 3 tienen un precio máximo de 100 salarios mínimos (40,7 millones de pesos) y un subsidio tope de 7 salarios mínimos (2’856.000 pesos), aunque los afiliados a las cajas de compensación pueden recibir hasta 4 millones de pesos.

Las viviendas tipo 4 no pueden superar 135 salarios mínimos (55 millones de pesos). El subsidio es de 408.000 pesos.

SEGMENTAR EL MERCADO.

Asocajas propone clasificar el mercado de la VIS según el ingreso de las familias: población de atención inmediata (desplazados y víctimas de atentados y desastres), hogares en extrema pobreza (menos de un salario mínimo), hogares entre 1 y 2 salarios y familias entre 2 y 4 salarios. Para las familias que perciben hasta 2 salarios propone un subsidio máximo de 25 salarios y para las que estén entre 2 y 4 salarios la oferta es 20 salarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.