Secciones
Síguenos en:
‘Se requiere más que dinero’

‘Se requiere más que dinero’

La responsabilidad social, que tan de moda se ha puesto en los últimos años, se ha convertido también en uno de los temas más controvertidos, debido a las diferentes interpretaciones que se le ha venido dando.

El jueves pasado, durante la entrega de los Premios Portafolio 2006, la primera dama, Lina María Moreno de Uribe, hizo un llamado de atención a los empresarios para que se comprometan más con el tema y adopten modelos que tengan un verdadero impacto en la sociedad. Les recordó que no se trata sólo de aportar dinero o hacer donaciones.

Cuando llegó su turno de hablar, prefirió quedarse sentada en la mesa principal. “Estoy un poco nerviosa”, les dijo a los asistentes, y tomó la vocería para hablar sobre la responsabilidad social.

Sin ignorar los esfuerzos y aportes del empresariado colombiano a diversas obras sociales en el país fue enfática en que “todos debemos velar para evitar que la responsabilidad social se convierta en concepto de bolsillo, para no confundir la obligación de la ley con el aporte sincero, la ayuda fraternal y la corresponsabilidad solidaria”.

En su concepto, la responsabilidad social de las empresas debe ser incluyente con las comunidades y adoptar modelos que las inviten a pensar, participar y actuar en su propio beneficio, evitando reducir el concepto a un simple y dañino asistencialismo.

Moreno de Uribe lamenta que el término de la responsabilidad social empresarial ocupe actualmente el lugar de lo que antiguamente se nombraba como ‘caridad’.

En este mismo sentido se pronunció hace unos días Liliana Arias, de la Fundación Responsabilidad Social y asesora de empresas privadas. “La responsabilidad no debe considerarse como una obra de caridad para mostrarla al mundo, sino como una lucha por construir valores, reducir la violencia y generar nuevas oportunidades de empleo para toda la gente”, dijo en su momento.

La visión de la Primera Dama es que en la responsabilidad social se apuesta por la sostenibilidad. “Requerimos de iniciativas con vocación de permanencia, que no se agoten con una generosa inyección de recursos al inicio, pero que rápidamente pierdan vigor y sentido”.

Mario Gómez, de la Fundación Restrepo Barco, ha dichorespecto a este mismo tema que no es necesario crear nuevas fundaciones para mostrar que sí se está haciendo algo por el país. Su propuesta es que las empresas se vinculen más a las causas que ya existen y que se comprometan no solo con dinero sino con trabajo por la sociedad.

“Esto sólo se logra si los proyectos y programas nacen en la comunidad y ésta se los apropia”, dijo en su discurso Moreno de Uribe.

Para ella, lo ideal es que estos programas no sean percibidos como una tarea impuesta por una voluntad externa, sino que participen en su construcción, desarrollo y mantenimiento.

Opina que si en lugar de oponer los conceptos de responsabilidad social y 'filantropía' se hacen complementarios, se pueden lograr obras que perduren como sucede con el Hospital San Vicente de Paúl en Medellín.

- PROYECTOS CON ALCANCE NACIONAL La Primera Dama es una convencida de que los empresarios no deben circunscribir sus programas a las áreas de influencia de sus compañías. “De ser así, ¿Cuáles beneficios pueden esperar aquellos departamentos y municipios que no cuentan con una infraestructura industrial importante, o con una clase empresarial consolidada?”, preguntó.

Otros entendidos en el tema dicen que la responsabilidad social debe ser vista como una relación gana-gana, en la que se ayuda al mayor número de personas en un país para que se vinculen al sector productivo y tengan la posibilidad de aumentar su consumo en todo tipo de productos.

Hace un año, el ex presidente Belisario Betancur dijo que la responsabilidad social empieza con el respeto a los trabajadores y con la generación de empleo. “De nada sirve mostrar buenas obras al país si en la compañía los trabajadores no tienen salarios justos y no hay oportunidades para la gente”, comentó en ese entonces.

Lina Moreno de Uribe, primera dama de la Nación.

MÁS COMPROMISO Requerimos de iniciativas con permanencia, que no se agoten con una generosa inyección de recursos”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.