Secciones
Síguenos en:
Un enigma llamado McCain ¿Qué i

Un enigma llamado McCain ¿Qué i

Una semana después del descalabro electoral republicano, el senador por Arizona John McCain lanzó su campaña a la nominación de su partido como candidato presidencial en el 2008 con un mensaje que va de la exaltación del patriotismo a la incertidumbre.

Dijo que el resultado de la elección congresional no es un rechazo al conservadurismo republicano más puro o una muestra de la adhesión de la ciudadanía a los postulados liberales de los demócratas.

Tampoco acepta que la frustración de la ciudadanía con la guerra en Irak fue una de las razones principales por las que la mayoría optó por el cambio.

Para retomar el poder, dice el candidato, hay que retornar al conservadurismo reformista que caracterizó a Teddy Roosevelt y Ronald Reagan, y recuperar la visión, también compartida por ambos, de la “especial grandeza estadounidense”. En términos prácticos, McCain aboga por aumentar el número de tropas de E.U.en Irak justo cuando la mayoría de los estadounidenses clama por la salida. La derrota, ha dicho, sería una catástrofe nacional.

Curiosamente, aun asumiendo que el mensaje que McCain propone llegara a tener resonancias favorables entre la mayoría de los estadounidenses, habría que reconocer que los términos de la política exterior que plantea, aunados a la memoria de los abusos intervencionistas de Roosevelt y Reagan, mandan un mensaje poco alentador a América Latina. En más de una ocasión, McCain ha manifestado su admiración por el Corolario de Roosevelt a la Doctrina Monroe, que afirma el derecho de E.U a intervenir en cualquier país del hemisferio occidental cuando lo juzgue necesario.

Tampoco puede inspirar confianza en América Latina su admiración por un hombre como Reagan, quien pensaba que Estados Unidos era una nación bendecida por Dios con un destino manifiesto que le permitía lo mismo aliarse a dictadores como Saddam Hussein que invadir una diminuta isla del Caribe para demostrar el resurgimiento del poderío norteamericano después de la humillación sufrida en Irán, y desoír a los gobiernos de América Latina interviniendo y desestabilizando a América Central.

Por otro lado, vale señalar que el expediente de McCain en materia de inmigración es muy positivo. La legislación que propuso junto con el senador Ted Kennedy, no sólo proponía la eventual legalización de millones de indocumentados sino que proponía un programa de trabajadores huéspedes generoso y un imprescindible reforzamiento de la frontera.

También ha sido impecable su posición apoyando los tratados de libre comercio con México, Chile, América Central, Colombia y Perú. Su defensa del acuerdo que otorga preferencias comerciales a los países andinos, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú ha sido consistente. Antes de que comenzara oficialmente la carrera presidencial, McCain se había posicionado como el candidato republicano con mayores posibilidades de ganar la elección pero el peor posicionado para ganar la candidatura de su partido. A dos años de la elección, la moneda sigue en el aire

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.