Secciones
Síguenos en:
Miles exigen la dimisión del premier libanés

Miles exigen la dimisión del premier libanés

Centenares de miles de manifestantes se reunieron ayer en el centro de Beirut para reclamar la renuncia del gobierno del primer ministro, Fuad Siniora, atendiendo el llamamiento de la oposición dirigida por el partido Hezbolá chiita prosirio.

A las 3 de la tarde locales, una enorme multitud se encontraba en el centro de la ciudad y sus alrededores, coreando “Siniora, vete”, “Siniora, vete”, enarbolando banderas libanesas.

Respondiendo al llamado hecho el jueves por el jefe del Hezbolá, Hassan Nasralá, las miles de personas bloquearon el acceso al Grand Serail, la sede del gobierno, protegida por un imponente dispositivo militar, con lo que Siniora quedó prácticamente asediado por la multitud.

La policía calculó que se congregaron alrededor de 800 mil personas.

Anoche, al cierre de esta edición, dos de las tres calles de acceso a la sede del gobierno habían sido desbloqueadas, tras contactos entre el presidente del parlamento, Nabih Berri, y el Ejército, encargado de la seguridad.

Esta manifestación, después de semanas de una crisis que tiene paralizadas las instituciones del país, tiene por objetivo declarado hacer caer al gobierno apoyado por Occidente del primer ministro Siniora, salido de la mayoría antisiria en el poder desde el 2005, y provocar elecciones legislativas anticipadas.

Fuad Siniora replicó el jueves que su gobierno “no cederᔠa las tentativas de restablecer “la tutela” extranjera sobre el Líbano.

Se refería a los 29 años de presencia siria en el Líbano (1976-2005), que terminó a fines de abril del 2005 por presión internacional y de manifestaciones callejeras.

El sector antisirio, en el poder desde las elecciones de mayo y junio del 2005, sospecha que Siria quiere restablecer su tutela sobre Líbano y en particular impedir el proyecto de crear un tribunal internacional para juzgar a los asesinos de Rafic Hariri, ex primer ministro muerto en Beirut el 14 de febrero del 2005.

Responsables sirios y libaneses han sido acusados en este atentado, pero Siria siempre ha negado su implicación.

Desde hace semanas, el Hezbolá reclama para él y para sus aliados cristianos un lugar mayor dentro del gobierno, del cual cinco ministros chiitas y un sexto pro sirio dimitieron, acusando a la mayoría antisiria de acaparar el poder. Desde entonces, la legitimidad del gobierno ya no es reconocida ni por el jefe del Estado, Emile Lahoud, ni por el presidente del Parlamento, Nabih Berri, ambos prosirios.

Las tensiones entre pro y antisirios se agravaron después del asesinato del ministro Pierre Gemayel, tras el cual los dirigentes de la mayoría vieron una vez más la mano de Siria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.