UNA CELEBRACIÓN EMPAÑADA

UNA CELEBRACIÓN EMPAÑADA

Hace 10 años un joven socialista quedó encumbrado en el poder en España, en medio de la popularizada visión de un país emprendedor, remozado al cabo de cuarenta años de dictadura bajo el general Francisco Franco. Transcurridas dos elecciones generales, Felipe González continúa en el poder, pero a pesar de innegables logros, esa visión se halla ahora empañada, y los ánimos son dispares.

26 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El propio González ya peina canas, es más rollizo, más serio y más distante. Rara vez aflora la sonrisa juvenil y traviesa de 1982. Tres mandatos en el cargo lo convirtieron en una de las más duraderas instituciones de Europa. Ha declarado frecuentemente que se siente cansado pero aún imbuido de entusiasmo.

El 28 de octubre de 1982, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dirigido por Felipe González, a la sazón de 40 años, ganó la adhesión de 10 millones de españoles con la promesa de una política de cambio . Esto representaba el 46 por ciento del electorado. La victoria le reportó 210 bancas en el congreso de 350 escaños.

El partido que había iniciado la transición española de una dictadura hacia la democracia, la Unión del Centro Democrático, se desplomó de 168 bancas a sólo 12, mientras que la conservadora Alianza Popular, hoy en día denominada Partido Popular (PP), se convirtió en el principal grupo opositor con 106 bancas.

Desde entonces, España abrió sus puertas de par en par al mundo exterior, confirmó su afiliación a la OTAN y se convirtió en miembro activo de la Comunidad Europea (CE). González consolidó vínculos con un gobierno estadounidense al principio sospechoso de que él era contrario a la OTAN y amigo del presidente cubano Fidel Castro.

Con la consumada pericia de su extinto colaborador, el ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, generó relaciones con Israel y con los estados árabes que desembocaron en la histórica conferencia de paz para el Oriente Medio que tuvo lugar en Madrid en octubre de 1991. Las dos caras de España Asimilando lecciones de un fallido golpe militar que en 1981 amenazó con ahogar a la recién nacida democracia española, el gobierno se granjeó la confianza de la fuerza policial y otorgó a los militares un nuevo papel en la OTAN y en operaciones de las Naciones Unidas. Varios años de inigualada prosperidad económica que ahora parece haber llegado a un brusco fin fomentaron una oleada de inversiones extranjeras y riqueza para muchos.

Las ideas y la infraestructura del país han sido modernizadas. Una nueva generación, que habla de tasas de interés y de mercados financieros, ha remplazado a la que hablaba de Franco y de la guerra civil.

España celebró este año los 500 años del viaje de Cristóbal Colón a América con una sucesión de exitosos y lúcidos actos, caracterizados por los Juegos Olímpicos de Barcelona y la exposición universal Expo 92 de Sevilla.

No obstante, la celebración de una década de felipismo se ha agriado de alguna manera. Las dificultades económicas ensombrecieron las cosas. Un desmesurado déficit presupuestal y elevada tasa de inflación erosionaron la confianza de los inversionistas, y la peseta fue devaluada en un cinco por ciento en medio de la turbulencia monetaria general que se asentó este otoño en la CE.

El desempleo va en aumento. En su apremiante ansiedad por alinear a España junto con los asociados más pudientes de Europa, el gobierno anunció un impopular presupuesto de austeridad para 1993. Una de las primeras medidas que adoptaron los flamantes gobernantes socialistas de 1982 consistió en devaluar la peseta.

Pero la crisis económica no es más que una parte de la historia. La insatisfacción popular apunta no sólo a lo que se hizo, sino a la forma en que se hizo. Prensa y políticos opositores acusaron reiteradamente a González de arrogante y remoto. Le achacan hacer caso omiso del parlamento, ahogar debates e interesarse más en diplomacia internacional que en la propia España.

En el transcurso de los tres últimos años, una serie de casos de presunta corrupción en esferas del gobierno y del Partido Socialista dejaron un gusto amargo, y provocaron las renuncias de dos ministros.

Juan Tomás de Salas, director de la revista Cambio 16, que normalmente apoya al PP, escribió en ocasión del aniversario de la década de González: Nuestro amado Felipe... se convirtió en González; no sólo en canas y años, sino también en espíritu y temperamento. Parece difícil contener la creciente alienación del español medio respecto de su líder. Acaso sea inevitable, pero los españoles no perdonarán que se haya sepultado el sueño de una generación . González, líder socialista, a las legislativas Felipe González anunció ayer su candidatura como líder del Partido Socialista Español (PSOE) en las próximas elecciones legislativas, que deben celebrarse en 1993.

González anunció su decisión en el curso de una reunión celebrada por el PSOE en Madrid para conmemorar los 10 años de la llegada al poder de dicha formación el 28 de octubre de 1982.

Podéis contar conmigo , dijo González ante una asistencia de 30.000 personas.

González fue secretario general del PSOE los 18 últimos años y ha sido jefe del ejecutivo español desde 1982.

En una entrevista publicada el domingo en el diario El País, González subrayó que su candidatura debe implicar la aceptación por el PSOE del actual programa económico del gobierno, basado en especial en los objetivos impuestos por el Tratado de Maastricht, relativo a la unión europea.

El gobierno de González vive en estos últimos meses de 1992 sus momentos más difíciles y el proyecto socialista se ve confrontado a la crisis económica que afecta a España. Según un sondeo interno del PSOE, difundido por la prensa, los socialistas perderán la mayoría absoluta en el parlamento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.