LOS PRIETO DEJARON UNA BUENA IMAGEN

LOS PRIETO DEJARON UNA BUENA IMAGEN

Los embajadores de Colombia ante la Corte de Saint James de Elizabeth III y el gobierno británico, doctor Luis Prieto Ocampo y su señora Luz Marina de Prieto Ocampo, están de regreso a Colombia después de haber servido al país con excepcional competencia y distinción como nuestros embajadores aquí en Londres, donde conquistaron la admiración, respeto y afecto de la numerosa colonia colombiana. Los Prieto Ocampo han trabajado intensamente, con gran desvelo y empeño, por una misión de Colombia más democrática y abierta a todos los colombianos y como fruto de esos esfuerzos pudimos ver un acto multitudinario, cuando una gran mayoría de ellos desfiló por la residencia de los embajadores, para congratular al presidente de la República, Ernesto Samper Pizano, y su señora, en su visita a esta capital, antes de su posesión como primer mandatario de la nación.

07 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los esfuerzos de los Prieto Ocampo también estuvieron constantemente dirigidos a mejorar y proyectar una imagen más positiva e importante de Colombia, en una época extremadamente difícil en que los medios de comunicación en Europa han estado obsesionados, por muchos años, con los problemas de Colombia. Por ello el embajador y su señora Luz Marina se convirtieron en unos misioneros para difundir el mensaje de las conquistas y progresos de Colombia, como una nación próspera y democrática. Con una economía estable y con un alto porcentaje de crecimiento.

La pericia de Prieto Ocampo en sus años de servicio en un organismo internacional de la importancia del Banco Interamericano de Desarrollo, fue una experiencia vital en sus desvelos para asegurar una mejor visión de Colombia y de los colombianos, donde su esposa Luz Marina jugó un papel definitivo, con su instinto diplomático y constante interés en mejorar cualquier situación negativa y servir en cada instante a Colombia y sus intereses.

Constantemente los embajadores recibieron en su residencia multitudes de británicos, ya fueran miembros del gobierno o altos representantes de la sociedad británica, al igual que miembros de los medios de comunicación de este país, como parte de la misión que impusieron los dos en diseminar los aspectos más importantes de nuestro país.

Luis Prieto Ocampo es un liberal de larga trayectoria, exponente de los grandes postulados e ideales del partido liberal colombiano, promulgados por los grandes hombres del partido como Eduardo Santos, Alfonso López Pumarejo y Carlos Lleras Restrepo y todos los otros que han servido a la nación a través de su historia. Además posee un curriculum impresionante, no solamente en el Banco Interamericano de Desarrollo sino en la presidencia del Banco Cafetero y la presidencia del Banco del Estado, así como la Andi, el Instituto de Fomento Industrial, Mineros de Colombia, alcalde de Bogotá y gerente de la campaña presidencial de Luis Carlos Galán, a quien acompañó hasta su muerte.

Durante su permanencia aquí recibieron en su residencia a cientos de visitantes de Colombia, los cuales, sin excepción, fueron acogidos con calor y generosidad, el mismo que han tenido para todos y cada uno de nosotros, lo que nos hace su partida más dolorosa. Igualmente crearon y promovieron vínculos de amistad con un inmenso grupo de británicos del mundo de los negocios e industrias que han establecido grandes negocios de importación de Colombia de productos agrícolas e industriales cuya presencia ha sido notable en todas las recepciones de los Prieto Ocampo, con un alto grado de cordialidad y admiración por nuestros embajadores y por Colombia.

Luz Marina, su señora, lo mismo que el embajador, también es una liberal de larga trayectoria y miembro de una de las familias liberales de Caldas. Sobrina del doctor Guillermo Londoño Mejía, quien fuera ministro en el gobierno de López Pumarejo y nieta de un bastión del liberalismo caldense, doña Pepa Jaramillo de Londoño, cuya influencia e ideales liberales Luz Marina recibió desde su niñez.

Los colombianos todos, así como muchos británicos, los echaremos de menos y con permanente gratitud y respeto. Les presentamos nuestro homenaje de admiración y deseos por su permanente progreso y alegría al regresar a su país que aman apasionadamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.