DLN PEDIRÁ REGRESAR AL ESQUEMA GOBIERNO-OPOSICIÓN

DLN PEDIRÁ REGRESAR AL ESQUEMA GOBIERNO-OPOSICIÓN

Las directivas del liberalismo propondrán hoy el restablecimiento en Colombia de los gobiernos de partido. Pedirán, en consecuencia, que la democracia colombiana deseche los llamados acuerdos programáticos , eufemismo mediante el cual los perdedores de las elecciones consiguen cuotas burocráticas en la administración. La alusión es directa contra el Partido Conservador.

07 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Según un documento que será presentado en Barranquilla, donde se inicia hoy el ciclo de foros sobre la modernización del liberalismo, el restablecimiento del esquema gobierno de partido-partido de oposición será un tonificante para el sistema político.

A juicio de sus redactores (los miembros de la Dirección Liberal Nacional Juan Guillermo Angel, Alvaro Benedetti, Piedad Córdoba y Yolima Espinosa)), la existencia de una oposición real contribuiría a reducir la corrupción y la ineficiencia del Estado porque el gobierno sería fiscalizado libremente por los partidos distintos al del Presidente de la República.

El sistema de colaboración que ha imperado en la segunda mitad del siglo es un esquema que desconcierta a los electores, desdibuja los compromisos del partido y se convierte en un factor perturbador de la democracia , dice en uno de sus apartes el documento que sustenta la propuesta.

El esquema gobierno-oposición fue aplicado durante la administración de Virgilio Barco por iniciativa del entonces ministro de Gobierno, Fernando Cepeda Ulloa.

Las razones que expone hoy la DLN son similares a las expuestas entonces.

Considera que es sano y necesario canalizar los desacuerdos por vías institucionales, pues la democracia no debe servir para esconderlos o apaciguarlos .

Estima también que la convivencia burocrática, a la que el país se acostumbró por el frente nacional, es ya inusual en el mundo.

Para la directiva está claro que la adopción del esquema supondría también la existencia de un Estatuto de Oposición vigoroso y rico en garantías para que los partidos y movimientos políticos puedan fiscalizar, sin talanqueras, el ejercicio del Gobierno.

Nuevos vientos Qué pasará entonces con la tesis del acuerdo sobre lo fundamental, defendida por los jefes del conservatismo?, se preguntan algunos observadores.

Las directivas liberales consideran que esa figura se ha debilitado, porque el conservatismo suele hablar de ella hasta un año antes de la época de elecciones, cuando, por simple táctica electoral, se arrojan lanza en ristre contra el gobierno.

La Dirección Liberal aprovechará el foro, al que asisten representativas figuras de la colectividad, para presentar un balance de la marcha de su proceso modernizador.

Abogará allí por la desparlamentarización del liberalismo pues el hecho de que su estructura esté dominada exclusivamente por congresistas, diputados y concejales lo hace excluyente frente a otros sectores vitales de la sociedad.

Dirá que hasta hoy no se tiene noticia de otros partidos que hayan adoptado códigos de ética -como lo ordena la ley- o hayan adoptado sistemas serios de concesión de avales como lo hizo el liberalismo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.