STONE CONTRA LA VIOLENCIA O CONTRA QUÉ

STONE CONTRA LA VIOLENCIA O CONTRA QUÉ

La pregunta es: qué carajos es esto? Una sátira contra la violencia?, una glorificación de la misma?, la más cruda de las críticas hacia los medios de comunicación?, una cachetada al cine de metralla?, un coscorrón a los que aceptan la violencia exagerada en el cine sin pero alguno?, otro trauma de Oliver Stone?, todas las anteriores?

07 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Deben ser todas la anteriores porque Asesinos por naturaleza, tal vez la película más polémica del año, se puede ver desde todos esos ángulos gracias a su especial manera de contar una historia que tiene como clara intención chocar al espectador a partir de un cuestionamiento moralista.

Esta es una película que se empalaga con la violencia, a través de las aventuras de una joven pareja de asesinos, interpretados por Woody Harrelson y Juliette Lewis, en la que su afición por la sangre humana los lleva a cometer horrendos crímenes.

Tristemente famosos Harrelson, el cornudo enamorado de Propuesta Indecente y Lewis, la tormentosa seducción de Cabo de Miedo y Maridos y Esposas, recrean a una de las parejas más salvajes y extrañamente seductoras de la historia del cine, lejos de un Bonny and Clyde o Butch Cassidy y Sundance Kid, pero sí muy próximos a su fama y gloria.

Y es que la cinta se encarga de exagerar la violencia, para así criticar a la violencia misma. Sin embargo, el mundo cruel de esta pareja asesina explota descaradamente con la misma crueldad que intenta criticar.

Pero Oliver Stone, conocido por su serie traumática en torno a Vietnam, con la cual ganó un Oscar de la Academia como mejor director con Platoon, y otro por su producción de Nacido el 4 de julio, dijo en reciente entrevista: en primer lugar, la violencia de la película no es extremadamente gráfica, y la cinta es una sátira en el sentido de que es exagerada .

Lo cierto es que hay 52 muertos, uno tras otro; y una fuga masiva de una cárcel con impresionantes escenas de esquizofrenia total, a parte de todo ese mundo alucinante y destructivo que viven los personajes en cada escena.

Claro está que según y como lo confesó Stone, la cinta fue recortada en respuesta a una solicitud de los estudios Warner Brothers y a la comisión revisora de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, con el fin de posibilitar su actual clasificación de restringida en lugar de prohibida para menores , tal y como está ahora en Estados Unidos y todo el mundo.

Técnicas de duelo Por el lado técnico, esta película presenta un derroche visual que sin duda la deja como uno de los experimentos más arriesgados de lo que se puede considerar cine comercial.

En principio, Oliver Stone mezcla distintos tipos de formatos y texturas, partiendo del blanco y negro, pasando por la película color, video, super ocho, hasta llegar a los dibujos animados, (recordando algunas veces a The Wall de Parker).

Pero aparte de ese despliegue, Stone hace una soberbia demostración de las técnicas del montaje y la edición, ya exploradas en su formidable J.F.K. -tal vez lo mejor de su obra-, aquí llevada a un punto de desenfreno.

Toda esa vertiginosidad visual, sumada a la violencia temática propuesta en sus escenas, y a su cierre moralista y moralejudo con la presentación de todos los casos que ha emitido la televisión en directo (Waco, O.J. Simpsom, Lorena Bobitt y los clásicos Mason y Witman), hacen de esta, una cinta que en lo único que se puede estar de acuerdo es que para nadie pasa desapercibida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.