EL PRIMERO DE MUCHOS ABRAZOS A LA ITALIANA

EL PRIMERO DE MUCHOS ABRAZOS A LA ITALIANA

No sabía cómo decirle a la señora que tenía a su lado. Ximena levantó los ojos y miró suplicante a su hermana mayor, pero no obtuvo respuesta. Agarró con todas sus fuerzas el álbum de fotos hecho de cartulina, y dijo en un tono de voz suave: Mamá . Respiró con alivio al ver que la mujer, casi desconocida para ella, respondía a un nombre que pocas veces había pronunciado en su vida.

08 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

A sus diez años, Ximena había pasado casi la mitad de su vida en Mi Segundo Hogar, una institución para niños desamparados, a donde había ido a parar con su hermana Viviana, que ahora tiene 15 años.

Para las dos niñas, el sueño de tener padres nuevos se había esfumado hacía un tiempo, cuando asumieron el papel de las grandes de la institución y se dedicaron a cuidar a sus hermanitos .

Por eso, ninguna de las dos sabía cómo actuar el día de su adopción. Ignoraban si sus nuevos papás las iban a abrazar, si estaba bien darles un beso o si se entenderían con ellos en un idioma que no hablaban.

Pero los italianos también tenían las mismas dudas. Como sus futuras hijas, no sabían cómo decirles, cómo besarlas, cómo consentirlas. Sólo sabían que cuando una de ellas dijera Mamá , Salvatrice debería estar dispuesta a todo. Incluso a desatender el extenso informe de las defensoras de familia, que les estaban contando cómo estaba la salud de las pequeñas.

Por eso, la nueva madre no vaciló en dar media vuelta, tomar el álbum de fotos y comenzar a mirarlo con interés y asombro.

Afortunadamente para muchos niños colombianos, este país se ha convertido en un paraíso para las adopciones de extranjeros, pero normalmente son los bebés los que corren con la suerte de partir para el exterior con papás nuevos. Sin embargo, esta pareja de italianos cuarentones buscaba otra cosa: dos hermanas, no tan pequeñas, que formaran parte de su familia.

Entonces, el epílogo de la historia de Ximena y Viviana fue feliz. Una vez terminaron las diligencias legales, las niñas les entregaron a sus padres los trabajos y las evaluaciones de sus años en el instituto, y se pararon muy derechas a esperar un abrazo... el primero de muchos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.