Secciones
Síguenos en:
TIEMPO PARA LLENAR EL VACÍO

TIEMPO PARA LLENAR EL VACÍO

Son las cinco de la tarde, hora de colgar el traje de empleado, ejecutivo, obrero, secretaria, estudiante. En la oficina quedaron guardados el escritorio y la silla, el overol, la corbata y el maletín, los libros y las escuadras. Es la hora de vestirse de espectador, de público, de asistente. El momento de sentarse en la butaca de un teatro para dejarse llevar por las palabras y las imágenes puestas en escena. Esta situación no se ve con frecuencia, mucho menos en los teatros del barrio La Candelaria, que a propósito, son bastantes. Los inconvenientes abundan: el costo de las boletas, la lejanía de los teatros. las horas de salida y entrada, la inseguridad del lugar...

Pero la mayoría de esas disculpas quedan ahora sin peso. Los teatreros de la zona se han puesto de acuerdo y han hecho un trato: cambiar sus horarios y revisar sus tarifas. Por eso, a partir de esta semana, siete de los catorce teatros del área abrirán sus puertas al público a las 6:30 de la tarde.

Así mismo. los dueños y directores de los teatros (La Candelaria, el Teatro Popular de Bogotá, El Local, el Teatro Taller de Colombia, Seki Sano, El Tecal y la Fundación Cultural Gabriel García Márquez) se pusieron de acuerdo e igualaron sus tarifas. Una entrada costará cinco mil pesos y tres mil para estudiantes con carnet.

Cifras que sorprenden Estas medidas son el resultado de una investigación hecha por Juan Carlos Klopstock, ingeniero industrial de la Universidad de Los Andes. Inicialmente fue su trabajo de grado titulado Un estudio de mercadeo y formulación estratégica del teatro en Bogotá , pero luego, con el respaldo del T.P.B., se amplió ante el interés de esta sala por saber por qué la gente asistía poco al teatro pero sí iba a cine.

Durante tres meses se realizaron 1.500 encuestas entre trabajadores y estudiantes habituales del barrio para indagar sobre la frecuencia con que acudían a teatro, el tipo de espectáculos que les gustaba ver y los inconvenientes que tenían para asistir.

Los resultados fueron sorprendentes. Un 50 por ciento de los encuestados no asistió a ninguna sala de teatro a lo largo del último año, sólo un nueve por ciento lo había hecho. Además, un 23 por ciento de los entrevistados no conocía ninguna sala de La Candelaria y un 70 por ciento lo harían si los espectáculos teatrales fueran a las 6:30 de la tarde.

Ante los resultados tocó intentar el cambio. Ahora son siete pero poco a poco, cuando tengan temporada, se unirán los demás como la Fundación Gilberto Alzate Avendaño y el Teatro Libre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.