NOCHE AZUL EN EL SALÓN ROJO

NOCHE AZUL EN EL SALÓN ROJO

Si el aplausómetro fuera la medida para definir cuál de las dos corrientes históricas en que se ha dividido el conservatismo (pastranismo y alvarismo) goza de mayor apoyo dentro de esa colectividad, en el acto de conmemoración de los 145 años del PCC, quedó claro: hay empate. Cuando el ex candidato Andrés Pastrana y su esposa Nohra ingresaron al Salón Rojo del Hotel Tequendama, donde se celebró el aniversario el pasado martes, la concurrencia lo ovacionó. A Alvaro Gómez, no tanto, pero unos minutos después, cuando vinieron las presentaciones por parte de la maestra de ceremonias, Amparo Peláez, fue él quien se llevó el aplauso más nutrido.

06 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Excepto algunos miembros del notablato conservador que se encuentran en el exterior, como el ex presidente Belisario Betancur, en el Salón Rojo todos estaban en la mesa principal, directivos y parlamentarios: el ex presidente Misael Pastrana, Fabio Valencia Cossio, Cornelio Reyes, Alvaro Villegas Moreno, Jaime Arias, María Eugenia Correa, Consuelo Durán de Mustafá y Enrique Gómez.

También se encontraban en la mesa principal los Gobernadores del Meta, Omar Armando Baquero Soler, y de Nariño, Alvaro Zarama, a pesar del artículo 127 de la Constitución Nacional, según el cual a los empleados del Estado y de sus entidades descentralizadas que ejerzan jurisdicción, autoridad civil o política, cargos de dirección administrativa, o se desempeñen en los órganos judicial, electoral, de control, les está prohibido tomar parte en las actividades de los partidos y movimientos... .

Los ministros del conservatismo, en contraste, se abstuvieron de participar en el encuentro. Algunos como el de Comercio Exterior, Daniel Mazuera, y la de Trabajo, María Sol Navia, enviaron sendos mensajes de felicitación. También lo hizo el ex candidato presidencial Rodrigo Llorente.

Fue un acto en el que si bien no se limaron las asperezas entre una y otra corrientes del PCC, se logró hacerlas bien imperceptibles. Un dirigente subrayó, en ese contexto, la capacidad de convocatoria del partido .

Los oradores contribuyeron a ello. Sólo dos personas hicieron uso de la palabra: primero, el venezolano Pedro Pablo Aguilar, secretario general de la Organización Demócrata Cristiana de América, y luego, el presidente del Directorio, Fabio Valencia Cossio.

Para comenzar, Aguilar, en un divertido lapsus linguae llamó Fabio Villegas (nombre del ex ministro de Gobierno, liberal), no se supo si a Fabio Valencia o a Alvaro Villegas Moreno. Después hizo una historia sucinta de las ideas conservadoras desde el siglo XIX.

No hubo el acento guerrero de las convenciones partidistas. Sin embargo sí se sintieron ecos del triunfalismo que les inspiran los resultados de las pasadas elecciones. El venezolano fue interrumpido por los aplausos cuando habló del 48 por ciento que consiguió Andrés Pastrana. Y también cuando añadió que todas las apuestas del futuro de Colombia pasan por el Partido Conservador .

Valencia hizo énfasis en el futuro. Dijo que el PC debe hablar no el discurso del pasado sino del porvenir. Aseguró que el futuro representa el reto de realizar los principios fundamentales del conservatismo en el horizonte de una sociedad más justa. Celebró que hoy el partido no tiene una estructura vertical y monolítica sino horizontal y con líderes plurales, en aras de planteamientos más nacionales . Fue muy enfático en afirmar que en esa colectividad hoy no se le rinde culto a una personalidad .

Vino entonces un hecho que tomó a todos fuera de base. La presentadora pidió un minuto de silencio in memorian del ex presidente liberal Carlos Lleras Restrepo , fallecido hace una semana. Unos cuantos aplaudieron espontáneamente, pero al momento cayeron en cuenta que el sentido del homenaje era el silencio y se detuvieron.

Fueron leídos algunos comunicados recibidos del exterior. Amparo Peláez se excusó por la tortuosa lectura de varios de ellos: Esto es un fax -dijo para disculpar las palabras faltantes- y cuando ya uno se acerca a los 40...

Las risas no se hicieron esperar.

El mensaje del Partido Acción Nacional (PAN), de México, fue leído dos veces.

Finalizados los discursos, Alvaro Gómez se excusó por tener otro compromiso y partió. La cena fue servida y aún quedó tiempo para que los cantantes Fausto y Beatriz Arellano, acompañados por el maestro Jaime Llano, interpretaran aires colombianos.

Los trajes y las corbatas de los casi 2.000 asistentes no eran lo único azul en el salón. También había una pancarta conmemorativa que decía: Partido Conservador Colombiano: 1849-1994 .

Todo lo demás era rojo: los tapetes, el borde de los manteles, las cortinas, los tabiques, los asientos. Incluso el traje de Nohra Puyana de Pastrana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.