LOS PC, EN EL CAMPO DE BATALLA

LOS PC, EN EL CAMPO DE BATALLA

La madre de todas las batallas finalmente no se libró en el Golfo Pérsico. Pero ese calificativo no le sienta mal a una tremenda guerra de precios entre los fabricantes de computadores personales, que amenaza con enviar a la quiebra a muchos productores pequeños. Y es que el botín es grande: esta es una industria que el año pasado movió cerca de 100.000 millones de dólares. El enfrentamiento ha producido una reducción de precios que supera todos los pronósticos. Según la publicación Fortune, se esperaba que el valor de los PC cayera un 25 por ciento durante todo 1992. Sinembargo, a mediados de septiembre la reducción ya era del 35 por ciento. Y continúan bajando...

26 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Como en todas las guerras, hay muchos que sonríen. Es el caso de los grandes fabricantes, como IBM, Compaq y Apple, que se han movido rápido y están sacando buen provecho. También los usuarios viven un agradable cuarto de hora. Los PC se consiguen hoy a precios inimaginables hace unos meses, tal como se ha podido observar en Compuexpo.

Pero muchas compañías están saliendo gravemente heridas. Inclusive firmas pequeñas pero bien posicionadas, como Packard Bell, Zeos, Everex y Northgate, han reportado pérdidas o anunciado planes de venta de acciones. Ataque compact-o Desde el año pasado venían tirándose las mechas. Pero lo que hasta junio de este año era una fuerte escaramusa se convirtió en una garrotera impresionante cuando Compaq Computer Corporation, uno de los más prestigiosos fabricantes del mundo, decidió atacar con todas sus baterías el mercado de los PC de bajo costo, una franja de la que hasta ese momento no se había ocupado.

Ese mes, recortó considerablemente los precios de los modelos existentes y disparó con una nueva familia de computadores personales cuyo precio estaba por debajo de los 1.000 dólares: los ProLinea.

La estrategia de esta empresa texana fue crear un nuevo producto, que gozaba de la ventaja de nacer bajo una marca conocida por su calidad, y jugar con una agresiva estrategia de precios. El efecto fue similar al que produciría la BMW lanzando autos con precios apenas un poco por encima del de los vehículos populares.

La acogida de los ProLinea fue tal que la compañía ha tenido problemas para despachar al mismo ritmo que lo exige la demanda. Y la semana pasada, Compaq presentó un balance envidiable para el trimestre que terminó el 30 de septiembre: ventas de 1.067 millones de dólares, una cifra récord que representa un incremento del 50 por ciento frente al mismo período del año anterior.

Al ataque de junio, firmas como Dell Computer y AST Research respondieron rápidamente con recortes en los precios de sus máquinas. Eso produjo el drámatico bajón que se observa actualmente en el mercado.

El papá de todos, International Business Machines (IBM), no se ha quedado quieto. Esta empresa, la mayor compañía de computadores del planeta, ha reducido los precios de sus productos en tres ocasiones durante 1992.

Además, ya anunció para los próximos días el lanzamiento de una nueva máquina, ValuePoint, que exhibirá un precio por debajo de los 1.000 dólares. Costará menos que el PS/1, su PC más barato actualmente, y va dirigido específicamente a enfrentar a los ProLinea, de Compaq. Ecos en Colombia Qué efectos ha tenido este fenómeno en Colombia? Al parecer, según varios proveedores, ha sido similar al del exterior.

Por el lado de los precios, los vientos de la guerra también llegaron al país. Enrique Ospina Sardi, gerente para la región norte de Suramérica de Compaq Computer Coporation y gerente de Compaq Computer de Colombia, explicó que en el caso de su compañía, por política, los precios son los mismos en todo el mundo; así, cuando bajan afuera, caen localmente.

Se presentan diferencias, pero eso se debe a que al valor en el exterior hay que sumarle los gastos de importación, que incrementan el costo entre un 9 y 12 por ciento. Además, Compaq no fija los precios, sino que le da a sus distribuidores la libertad de hacerlo, lo que puede subir el valor un poco más , explica Sardi.

Por su parte, Pedro Gamboa, gerente nacional de la unidad de sistemas personales de IBM de Colombia, dijo que los PC no deberían conseguirse en el país por un precio que supere en un 10 ó 12 por ciento (lo que según él cuestan los gastos de importación) el de Estados Unidos.

Gamboa agregó que IBM recortó los precios de algunas de sus líneas en febrero, entre el 10 y el 15 por ciento; en junio, entre el 15 y el 20 por ciento; y en julio, entre el 10 y el 20 por ciento. Y cayeron de igual forma en Colombia.

Sobre el comportamiento de los compradores nacionales, lo que está sucediendo no es tanto que el público adquiera un mayor número de computadores, sino que está acudiendo a otro tipo de vendedores.

Alberto Gutiérrez, gerente de soluciones de informática de Xerox, firma que en Colombia distribuye computadores IBM y Dell, explica que la demanda no ha sido mayor. Pero las personas que comercializan clones han disminuido sus ventas porque la diferencia entre los equipos de marca y los clones baratos ya no es muy grande.

Hasta hace poco, la relación precio-beneficio era tal que se prefería un computador de poco nombre, por un valor muy razonable. Lo que produjo la guerra es que el consumidor puede darse el lujo de conseguir gran calidad a buen precio, contando con el respaldo y la garantía de los fabricantes de prestigio .

Las cifras de ventas refuerzan esta afirmación. Según Gutiérrez, gracias a la aceptación que ha tenido el PS/1, las ventas de productos IBM de Xerox se han incrementado en cerca de un 30 por ciento, comparadas con las que se tenían antes de lanzarse ese equipo en el país (salió a comienzos de este año).

Con Compaq ha sucedido lo mismo. Enrique Osina Sardi dijo que el promedio mensual de ventas de su empresa en el país hoy es tres o cuatro veces mayor que el de hace tres meses.

Según Ospina, semejante incremento ha sido producido por la demanda que generaron los ProLinea y los Contura (portátiles lanzados también en junio). Con este hecho, sumado al lanzamiento de la nueva línea de servidores económicos para redes de PC, los ProSignia (salieron el 5 de octubre), esperamos que al final de 1992 nuestras ventas en Colombia sean cinco veces más grandes que en 1991 .

Qué tanto más puede caer el valor de los PC? En teoría no mucho. Pequeños márgenes de utilidad, implican grandes volúmenes de venta para sobrevivir. Y no muchas compañías pueden resistir tal presión.

Apenas la semana pasada, Compaq, quizás el fabricante que se ha mostrado más agresivo en esta batalla, anunció una nueva reducción de los precios para varias de sus líneas. Pero esta noticia vino acompañada de otra: un recorte del 10 por ciento de personal en todo el mundo.

Pedro Gamboa, de IBM, se atreve a pronósticar que al finalizar la década sólo podrían quedar tres o cuatro fabricantes de los cerca de 400 que existen hoy en día.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.