CON LA ZURDA PRODIGIOSA DEL POLLO

CON LA ZURDA PRODIGIOSA DEL POLLO

Algún día, cuando se hable de este Independiente Santa Fe, será ineludible una obligación moral y sentimental de la hinchada: recordar la zurda prodigiosa de Armando El Pollo Díaz... Cuántas veces le ha resuelto papeletas bravas a los cardenales? El, por lo menos, dice tener en su estante la friolera de 83 trofeos, uno a uno acreditado por los Dueños del Balón como figura de la cancha en otros tantos encuentros en El Campín.

26 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Ayer fue otra de las tardes para El Pollo , apuntándose dos goles en momentos cruciales para la victoria 3-2 de Santa Fe sobre un difícil Deportes Tolima.

Y esos son los goles que siempre guardará en su corazón el hincha furibundo. Ese mismo que en cada jornada, que en cada partido, vive con la idea preconcebida de fabricar ídolos. El Pollo apareció en los momentos justos, en medio de una encrucijada planteada por el cuadro visitante.

A los 24 minutos del complemento tomó un tiro libre desde veinte metros y se la colocó en todo el ángulo a Diego Rojas, quien solo pudo seguir la bola con la mirada. Era el 2-1 parcial...

Para no renegar de la tradición roja, el tercero y definitivo estuvo lleno de la intensidad y el drama que viven pegados a la camiseta: al minuto 44. Un pelotazo de Salcedo, Freyle queda colgado y Díaz, quien picó de sorpresa, ganó la espalda, en plena carrera la bajó y sacó el zurdazo a media altura que se metió por el ángulo.

Un 3-2 que se antoja, de todas maneras, mucho castigo para un Tolima que se paró bien en la cancha, con un planteamiento de líbero y dos stopper, con cinco volantes que enredaron y manejaron, y dos atacantes en permanente rotación, además del sacrificio de ir a presionar la salida de los cardenales.

Por esos mismos méritos es por lo que los pijaos mostraron actitud para remontar dos veces el marcador y hasta erraron una pena máxima a través de Armando Osma (minuto 11 de la inicial). Jaime Rodríguez así lo confesó de entrada: con un punto de los seis que faltan evitamos el descenso.

Pero las amarguras del Flaco empezaron al minuto 10: un pelotazo profundo de Didio Mosquera, de derecha a izquierda, que sorprende a Ramiro Ruiz, gana en piernas Francisco Wittinghan y la coloca por entre el palo y el arquero Freddy Torres.

Sin embargo, el temperamento visitante llevó a la pena máxima (falta de Pérez sobre Ruiz) fallada por Osma y luego la oportunidad de reivindicación del Piripi , quien cabeceó solitario en el área para señalar el 1-1 a los 16 minutos.

Fue evidente que Tolima le tomó la medida al partido con el paso de los minutos, gracias a la asociación en marca y luego en ordenamiento de los volantes. Por eso, solo se puede contabilizar el tiro libre de Alfonso Cañón que pegó en el horizontal, como única opción.

Santa Fe naufragaba en la lentitud de Cañón, porque no aparecía un jugador claro en el medio y porque facilitó la marca de Valencia enviándole pelotas divididas.

Además, la misma presión del Tolima conllevó al error defensivo, como en ese segundo gol, a los 35 minutos, cuando Guerrero no pudo cabecear, Aponte se confió y de atrás le apareció Varón para tocársela suave a Arias.

Santa Fe, indudablemente, no jugó un buen partido. Por las fallas de zaga, por sus imprecisiones en la entrega, porque se dejó acorralar e imponer el ritmo...

Por eso, cuando se recuerden en la posteridad estas angustias rojas, siempre habrá que referirse a jugadores como El Pollo Díaz, quien con su zurda mágica resolvió los problemas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.