ARRECHEA RESULTÓ SER EL MÁS ZORRO

ARRECHEA RESULTÓ SER EL MÁS ZORRO

Y dónde está el zorro? Fue la pregunta de entrada de los espectadores que en gran número se hicieron presentes en el Club El Tambre, ubicado en los cerros de La Calera, para ser testigos de la esperada cacería del zorro, una competencia que hasta el sábado anterior venía de un prolongado receso... de 17 años.

26 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Una total de 46 cazadores, de todas las edades y de ambos sexos, cumplieron durante casi media hora un completo estudio del terreno por donde el malicioso zorro, el teniente de la Escuela de Caballería Freddy Duarte, defendía un premio de más de medio millón pesos, si no lo cazaban, frente al grupo de jinetes, que tenían en juego una bolsa de un millón, si lo atrapaban.

Y bien zorro, que parecía el famoso zorro, se desapareció y despistó desde la salida a sus perseguidores, quienes debieron tomar la partida dos veces por astucia de la presa, el teniente Duarte.

Pero después de muchos esperar sonó la señal, el zorro se perdió y la cabalgata empezó. Los primeros pasos fueron sin problemas pero a medida que los jinetes se fueron internando en el terreno, el mismo se encargó de ir seleccionando a sus visitantes.

Caballos asustados, jinetes descompuestos por los primeros trotes, retiros por lesión, cinchas reventadas y binomios prevenidos por si los golpes no faltaron durante los primeros galopes.

A pesar del esfuerzo de los oganizadores y de los miembros de la Defensa Civil fue imposible que que el público se sustrajera de participar de una otra forma de la cacería. Uno de los jinetes que se quedó descolgado en el camino sin caballos y algo maltratado contó con la suerte de que un espontáneo se echara al río a montar al ejemplar y pudiera seguir en concurso.

Pero el colador fue el lago, donde los temerosos al agua no pasaron ni a punta de fusta. Fue ahí cuando aparecieron los carabineros, prestos a ayudar, trompeta en mano y, sobre todo, conocerdores del terreno.

Un largo desfile de casacas rojas, negras, uniformes y descomplicados enchalecados pasearon de lado a lado los terrernos quebradizos de El Tambre hasta que por fin, y cuando nadie lo esperaba, saltó la liebre... perdón el zorro.

Saltos, enganches con los árboles y caballos briosos a la hora de los descensos, no faltaron cuando el público estimulaba a los participantes animándolos a grito entero a pesar de la gran distancia entre unos y otros.

Cuando el zorro decidió lanzarse al ataque con unos 50 metros de ventaja, un pequeño grupo de uniformados le respiraron en la oreja y lo dejaron en la mira para darle caza a la tan apreciada cola del zorro, colgada en una de las mangas del uniforme de Duarte.

Y cuando la última loma encerró en un cuadro a los hombres de verde, del ejército y la policía, un de ellos de tes morena, Luis Omar Arrechea, con la lengua afuera la echó mano a la cola para alzarse con el botín de un millón de pesos, por ser el mejor cazador.

Durante el recorrido Arrechea, en los lomos de Espacial , se mantuvo al asecho. No se cayó, ni se mojó y al final terminó siendo más zorro que el mismo zorro... Hugo Gamboa se impuso en el Invitacional Hugo Fernando Gamboa, en los lomos de Troya Kung Fu, en representación del Centro Ecuestre Gamboa, se adjudicó el título del Gran premio Invitacional Ecuestre 92 organizado por los clubes La Gloria y El Tambre, sede del concurso.

Gamboa superó en la gran final a Alejandro Dávila, del Bacatá, que en Centauro Neva , quedó segundo.

El ganador se hizo acreedor a una bolsa de 700.000 pesos en efectivo además del trofeo y la cinta para su caballo.

Para el segundo lugar la suma fue de 500.000 pesos.

El tercer puesto debió sortearse entre Germán Camargo, Mariano Ramos, Nelton Marcom y Manuel Guillermo Torres.

Torres, de la representación de El Rincón Ecuestre, en Barú fue el afortunado en el sorteo y se quedó con una bolsa de 400.000 pesos.

Germán Camargo, en Soñadora , de Manizales, y Mariano Ramos, en Rincón As, de La Z, fueron cuarto y quinto, respectivamente, y recibieron sendos premios de 250.000 y 150.000 pesos. Un binomio experto en la cacería del zorro Con la plata voy a arreglar mi casa , dijo el dragoneante Luis Omar Arrechea, ganador de la cacería del zorro.

Familiarizado con los ejemplares, ya que eso forma parte de su trabajo, la preparación de caballos, resulta ser un verdadero gusto para él.

Miembro de la Escuela Nacional de Carabineros, solo necesitó dos entrenamientos antes de tomar el camino para adjudicarse el primer lugar.

Pero es que ni para Luis, ni para Espacial esto era una novedad. Son muchas las ocasiones en que en los Cerros de Suba, jinete y caballo se convierten en un binomio todo terreno.

Este caucano de 34 años se robó el show en El Tambre, donde muchos de los presentes, como le ocurrió a la pequeña María Paz Gaviria, la hija del Presidente, no dejaron pasar la oportunidad de tomarse la foto del día, con el cazador y el trofeo en la mano, es decir, la cola.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.