SE EXTIENDE CRISIS HOSPITALARIA

SE EXTIENDE CRISIS HOSPITALARIA

El país está a las puertas de una nueva crisis hospitalaria generalizada, por lo menos declarada. Ayer, miles de habitantes de 12 municipios del Quindío, norte del Valle y zonas rurales limítrofes con Risaralda y Tolima quedaron a las puertas de quedar sin atención médica, ante el anuncio de renuncia de 56 especialistas del Hospital San Juan de Dios de Armenia.

08 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

A esta situación se unió la dificultad asistencial presentada ayer en el Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV), de Bucaramanga, que por falta absoluta de recursos no ha podido adquirir los suministros para operar a los enfermos.

Estos nuevos capítulos se suman a las protestas que desde hace dos semanas persisten en los centros asistenciales de Barrancabermeja, Atlántico, Santa Marta. Córdoba, Guajira y Bogotá.

En casi todos los casos, los médicos y los especialistas han renunciado masivamente o han suspendido actividades como mecanismo de presión para conseguir mejoras salariales, que vienen solicitando desde hace algunos meses, y eliminar la prohibición legal de trabajar en dos sitios públicos a la vez.

El ministro de Salud, Alonso Gómez Duque, le pidió a los médicos y especialistas dialogar para tratar de encontrar caminos de solución, con el fin de no perjudicar la atención médica de las personas y de darle un tiempo prudencial al Gobierno para buscar las soluciones al problema.

Peligro en el centro del país Los especialistas de Armenia dijeron que su renuncia se debe a los bajos salarios y a la falta de garantías laborales para el ejercicio de su profesión.\ Según ellos, el gobierno departamental se ha negado a solucionar sus peticiones, presentadas hace más de un año.

La renuncia masiva, de 56 de los 65 médicos especialistas que componen la nómina de este centro hospitalario, pondría al hospital en una difícil situación, ya que sobre ellos recae la atención básica a más 24 enfermos que le llegan diariamente.

Julián Morales Echeverri, médico gastroenterólogo, dijo que es injusto que un médico especialista en el Quindío reciba sueldos similares a los de un guardia carcelario, cuatro veces menos que un funcionario de la rama judicial y seis veces menos que un parlamentario, cuando ha tenido que invertir casi una cuarta parte de su vida en prepararse profesionalmente.

Morales dijo que la principal petición de los especialistas gira en torno a establecer sueldos de 20 salarios mínimos mensuales ($1 974.000) a los médicos generales que laboren 8 horas al día y 30 salarios mínimos mensuales (2 961.000) a los médicos especialistas de 8 horas diarias.

Los médicos manifestaron su deseo de una concertación pacífica para resolver el conflicto laboral.

No hay plata en el González A los problemas asistenciales del Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV) se les está buscando solución con la intervención directa del ministerio de Salud.

El conflicto que enfrenta el HURGV es de tal magnitud que incluso los nueve enfermos de la Unidad Renal pidieron la intervención de la Defensoría del Pueblo, pues tendrían que suspender sus tratamientos de diálisis.

Ante la situación, los miembros de la junta de compras del centro asistencial pedirán al Gobierno Nacional la asignación de los recursos necesarios, pues el hospital está condenado al colapso total , dicen.

En estos momentos, el déficit presupuestal de la sección de suministros es de 1.600 millones de pesos. Inicialmente, el presupuesto aprobado fue de 8.432 millones de pesos, pero se aspiraba a un reajuste a mediados del año, que nunca llegó.

El secretario de Salud de Santander, Fabio Villarreal, manifestó que desde el principio se sabía que el presupuesto era deficitario, pues se pidieron 11.500 millones para 1994.

Entre tanto, los 370 trabajadores del hospital Erasmo Meoz de Cúcuta lograron un acuerdo que puso fin a los conflictos en Norte de Santander y decidieron de común acuerdo retirar sus renuncias.

El arreglo consiste en un reajuste por el resto del año del 85 por ciento en las asignaciones de los 163 médicos del Erasmo Meoz y los 65 de los hospitales de Pamplona y Ocaña.

Renunciarán el viernes en Bogotá Los médicos de Bogotá están dispuestos a renunciar en una semana si la Secretaría de Salud no les acepta su petición de aumento salarial del 200 por ciento.

Desde hace varios días, el cuerpo médico de los hospitales de Kennedy y Simón Bolívar vienen anunciando su posible renuncia pues consideran que tienen salarios muy bajos a pesar de que se han especializados por más de once años en su profesión.

Debido a la situación y con el fin de evitar que se presente una crisis hospitalaria por falta de médicos, las secretarías de Salud y Hacienda definieron un aumento del 21 por ciento que comenzaría a aplicarse a partir del 1o. de noviembre.

Sin embargo, el ofrecimiento no llenó las expectativas de los médicos, quienes en una reunión con el Secretario de Salud, Luis Gerardo Martínez, manifestaron que de no recibir el aumento solicitado renunciarán masivamente el próximo viernes.

Pero esta no es la única crisis que afronta la salud en Bogotá. Los anestesiólogos del Hospital de La Samaritana, ubicado en el centro de la ciudad, también manifestaron su inconformismo por la baja asignación salarial.

En consecuencia, esta semana presentaron su renuncia que se hará efectiva a partir del primero de noviembre.

Según el secretario de Salud de Bogotá, la administración no puede ofrecer un aumento mayor al 21 por ciento a sus médicos, debido a que no cuenta con los recursos suficientes.

Los cálculos indican que de realizarse ese incremento, al Distrito le costará más de dos mil millones de pesos. Además, si se acepta la petición de los médicos, la cifra podría ascender a los 20 mil millones de pesos, dinero que el Distrito no tiene disponible en este momento.

Crisis por decreto A pesar de que en los últimos tres años se han presentado crisis hospitalarias en el país, la de este año se puede atribuir, fundamentalmente, a los bajos salarios, pero no a las limitaciones impuestas por el Decreto 973.

Contrario a las afirmaciones que desde diferentes ángulos se han hecho, este decreto no es la medida que ha obligado a muchos médicos y especialistas, que trabajan en dos entidades oficiales, a renunciar a una de los dos puestos.

Este decreto no fue el que creó estas inhabilidades, sino que por el contrario trató de poner orden y dar un poco más de libertad a la prohibiciones que había ordenado el artículo 128 de la Constitución Nacional, la Ley 4 de 1992 y el Decreto 42 de 1994, que le prohibían a cualquier persona recibir dos salarios oficiales a la vez.

Al aparecer, el Decreto 973 flexibilizó la medida, pero se lanzó al compromiso de hacer cumplir las normas.

Esta norma le permitió a los médicos trabajar en dos o más entidades públicas, siempre y cuando tuvieran contrato por honorarios o de trabajo. Antes solo se podía hacer por honorarios.

El 973 permitió más horas de trabajó, aún en entidades sin ánimo de lucro, e ingresó cuatro horas de docencia al día.

La piedra en el zapato que tienen los médicos es que este decreto le dio a la Superintendencia Nacional de Salud la orden de hacer cumplir esta orden, mientras que antes este papel lo tenía la Procuraduría y ésta no hacía cumplir el mandato constitucional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.