¿Nissans en Nariño?

¿Nissans en Nariño?

Hace algunos años, el economista norteamericano, David Friedman, publicó un excelente libro (Price Theory, Southwestern Publishing, 1990), en el cual trae a colación una instructiva analogía sobre el comercio exterior.

29 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El argumento de Friedman es que el mejor y más eficiente lugar para producir automóviles Honda en Estados Unidos es el estado de Iowa. La premisa y conclusión de Friedman es de una sencillez asombrosa: se plantan semillas de trigo en Iowa, uno de los principales productores de cereal en Estados Unidos. Se espera unos meses, se cosecha el trigo, se embarca en ferrocarriles y en barcos con dirección al Japón y a la vuelta de unos meses los mismos barcos regresan a los Estados Unidos cargados de Hondas.

Para Friedman el comercio internacional no es nada más que una forma de tecnología. El hecho que exista un país llamado Japón con fábricas y obreros calificados es irrelevante para el bienestar de los norteamericanos. Para todo efecto práctico se puede asumir que Japón es una gigantesca máquina que convierte misteriosamente el trigo en Hondas. Para este economista toda política que a través de tarifas e impuestos trate de impedir la entrada de carros extranjeros a Estados Unidos lo que en realidad está es perjudicando a los productores de trigo en Iowa. Los beneficios temporales que reciben los fabricantes de autos en Norteamérica con las barreras arancelarias y los altos impuestos no sólo son ineficientes, sino que atentan tanto contra los agricultores como contra los consumidores en general. Los impuestos a las importaciones y los aranceles de hecho son impuestos y gravámenes en contra de los agricultores de Iowa que como tan elocuentemente lo demuestra Friedman, son unos excelentes productores de Hondas.

La analogía de Friedman es perfectamente aplicable a Colombia. En nuestro caso, el departamento de Nariño es unos de los principales productores de cafés especiales en el país. Estos cafés, que a nivel mundial son uno de los productos estrella de ‘Starbucks’, se mandan a Seattle y posteriormente al Japón, donde se venden como grano o se consumen directamente como ‘capuccinos’ o ‘lattes’. No es, entonces, siguiendo la impecable lógica del profesor Friedman, ¿Nariño uno de los principales productores de Nissans en el país? ¿Y de aceptar esta premisa, con aranceles e impuestos exagerados en realidad los que estamos perjudicando es a los caficultores de Nariño y a los consumidores colombianos en general? El país se tiene que dar cuenta que la política más sana no es imponer barreras y establecer aranceles e impuestos a los productos de importación.

Si el gobierno busca el bienestar de sus ciudadanos lo que debe impulsar es que los exportadores eficientes y competitivos puedan exportar y así convertir lo que exporten en todo lo que queramos, indistintamente de dónde y por quién sean producidos.

Empresario .

"Para Friedman el comercio internacional no es nada más que una forma de tecnología”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.