La ley de punto final

La ley de punto final

Nada que cesa el ‘escándalo’ sobre las relaciones entre políticos -y otros sectores de la sociedad- con los grupos paramilitares y su larga estela criminal de homicidios selectivos, masacres, intimidación y tráfico de estupefacientes. Realmente sorprende la ‘sorpresa’ de ciertos medios que hace unos pocos años se dedicaron a ‘lavarle’ la cara a Carlos Castaño y a presentarlo como el ‘comandante antisubversivo de Colombia’.

29 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La última ‘novedad’ ha sido la revelación del senador gobiernista Miguel Alfonso de la Espriella, acerca de la realización de una especie de cumbre político paramilitar -en el mismo sitio donde posteriormente se realizarían los diálogos del gobierno con las autodefensas- en la que se habría acordado una especie de proyecto para el país, a finales del año 2001. Hay que recordar que para esa época, el entonces candidato liberal Horacio Serpa Uribe denunció las presiones paramilitares y se lo expresó así al fiscal Osorio.

Sus denuncias puntuales cayeron en el vacío. Hubo una especie de general sordina o ‘campana neumática’ para no oír las denuncias sobre paramilitarismo y la infiltración en la política.

Curiosamente a finales, de la semana pasada, los ‘señores de la Ceja’ dejaron ver su velada amenaza, al pedirles a quienes los habían financiado, impulsado y tolerado, desde empresarios y ganaderos hasta miembros de la fuerza pública, a que se desnudaran ante el país, y con ellos le contaran a Colombia toda la verdad. Ese comunicado se presta para dos interpretaciones: Una, la del real arrepentimiento de los jefes paramilitares y su deseo de contribuir al conocimiento de la verdad. Otra, la de que su real intención era la de decirles a sus antiguos socios que no estaban dispuestos a hundirse solos y que esperaban su apoyo para obtener mejores condiciones en estos momentos de aparente ‘desgracia’. Curiosamente, horas después aparece la revelación del senador. ¿Cómo fue posible que se mantuviera en secreto un documento que según él fue firmado por más de cuarenta personas entre políticos, empresarios, profesores supuestamente de la Sorbona de París y miembros de la iglesia? ¿Cómo fue posible este pacto de ‘silencio’? A renglón seguido comienza a hablarse de ley de punto final. Es decir, una norma para que todo pase sin que pase nada. Se buscaría así, continuar una tradición que le ha hecho mucho daño a Colombia, que consiste en no permitir que se conozca la verdad. La verdad no puede hacer daño.

En Chile y Argentina se aprobaron leyes de punto final que luego tuvieron que ser derogadas. Hoy en día los militares del cono sur siguen respondiendo por barbaridades cometidas hace treinta y más años.

No es posible frenar ahora los procesos. Ante todo hay que apoyar a los funcionarios judiciales. Los líderes paramilitares deben pasar de la amenaza a la revelación real de todo lo que saben. El documento de que habla el senador debe ser conocido por todos los colombianos. Tenemos derecho a saber quiénes lo firmaron, qué firmaron y por qué firmaron. Deben salir a la luz todos los implicados. Después de que eso pase se puede pensar en tratamientos jurídicos diferenciales. Pero no es posible patrocinar otra vez la impunidad histórica.

Todos aquellos que fueron ejecutores directos de la política paramilitar o quienes fueron sus determinadores intelectuales o sus cómplices, deben responder judicialmente por el gran daño que le han hecho al país, por los crímenes de lesa humanidad y de guerra que cometieron. .

Ex fiscal general .

"Los líderes paramilitares deben pasar de la amenaza a la revelación real de todo lo que saben”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.