A Italia llegan los líos de Siemens

A Italia llegan los líos de Siemens

Siemens AG, blanco de una investigación sobre sobornos que se expandió por lo menos por seis países, pudo haberse basado en pagos ilegítimos para comprar una participación en una telefónica en 1994 en Italia y obtener contratos, dijo un fiscal.

29 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Los sobornos pudieron haber ayudado a Siemens, la mayor empresa de ingeniería de Europa, a frenar ofertas rivales y ganar la aprobación en 1994 para comprar una participación en la telefónica estatal Italtel Spa, dijo en una entrevista Cuno Tarfusser, fiscal sénior en la ciudad de Bolzano.

Las autoridades están tratando de determinar si continuaron pagos similares después de ello, dijo.

“Hay algunos indicios de que fondos de Siemens fueron usados para sobornar a funcionarios italianos”, dijo Tarfusser en su despacho.

“Especialmente estamos observando casos en la década de 1990 cuando la mayor parte del sector de telecomunicaciones italiano era estatal”.

Una treintena de oficinas de Siemens y residencias privadas de sus empleados fueron registradas este mes por la policía, en una investigación sobre estafa que los investigadores estimaron asciende a 200 millones de euros.

La investigación se expandió desde Alemania hacia Austria, Italia, Suiza, Hungría y Liechtenstein, lo que motivó al máximo responsable ejecutivo Klaus Kleinfeld a decir que el caso amenaza con sacudir las bases de la compañía.

El portavoz de Siemens, Andreas Schwab, dijo que la empresa está en conocimiento de las investigaciones que están haciendo las autoridades italianas contra un ciudadano italiano, que no es empleado de Siemens, en relación con la investigación de soborno.

Las autoridades italianas recuperaron documentos que muestran que en 1995 fueron transferidos fondos de Siemens por 10 millones de euros (13,2 millones de dólares) a un ex empleado del gobierno italiano, a través de varias cuentas en la Isla de Guernsey y en Londres, dijo Tarfusser.

Los fiscales italianos ya registraron las oficinas de Siemens en Munich en el 2003 y 2005 en busca de rastros de dinero que se estima estaba destinado a sobornar a funcionarios italianos, dijo Guido Rispoli, otro fiscal de Bolzano.

Esa investigación no encontró ninguna evidencia, dijo Tarfusser.

La investigación de Bolzano ahora se centra en qué funcionarios italianos pudieron haber aceptado los sobornos y si fueron transferidos otros fondos además de los 10 millones de euros, dijo Tarfusser.

Siemens tiene unos 9.200 empleados en Italia y en ese período obtuvo órdenes de compra por 3.200 millones de euros.

Siemens parece no encontrar salida a los escándalos de sobornos que se volvieron cada vez más frecuentas.

La semana pasada la prensa alemana daba cuenta de un escándalo por malversación de fondos, de graves consecuencias, mientras el grupo alemán todavía se encuentra bajo el fuego cruzado de las críticas por la quiebra de la empresa que adquirió sus teléfonos móviles.

Las autoridades en Alemania sospechan que 12 personas pueden estar involucradas en desvíos de fondos del grupo. Según la prensa, los dineros fueron transferidos a cuentas en el extranjero y utilizados en parte para sobornar a funcionarios y ejecutivos para la obtención de contratos de telefonía, entre otros durante los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.