Más vale tarde que nunca

Más vale tarde que nunca

Como dice el adagio popular. Porque, además, todos sabíamos y sabemos lo que sucedía y sucede con muchos de los que se autodenominan políticos, no solo en el departamento de Sucre, sino en todo el país.

29 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Desde mucho tiempo atrás se esperaba que algo pasara con relación a lo que acontecía, porque, mientras unos se mostraban como los dueños y señores violentándolo todo, la mayoría vivía y padecía las injusticias, la pobreza y la falta de oportunidades en general.

Todo el mundo hablaba de ello, pero nadie se atrevía a decir nada porque la experiencia demostraba que aquel que lo hiciera sería asesinado, como le sucedió al alcalde de El Roble, en el departamento de Sucre, quien se atrevió a denunciar en un consejo comunal, incluso en presencia del Presidente de la República.

No se mueve una hoja en los departamentos sin el beneplácito de los que todo lo contaminan, y la politiquería y la corrupción terminaron como el óxido, corroyendo las bases de la sociedad colombiana.

En Sucre, en los últimos tiempos, se ha visto de todo, desde masacres hasta el cobro de porcentajes por nombramientos; quiebras de las empresas que allí han funcionado y que han servido para que unos se enriquezcan, ante lo cual la única solución ha sido el cambio de nombre, mientras la pobreza campeaba por doquier sin que se tomaran los correctivos necesarios.

Ha sido toda una asociación para delinquir, que ha infiltrado a los organismos del Estado sin que se entienda que en el pasado los entes de control no hubieran hecho nada, a sabiendas de que todo era vox pópuli, y el pueblo, en general, fue y sigue siendo su principal víctima.

Ahora, funcionarios del alto Gobierno, como José Obdulio Gaviria, aseguran que estos llamamientos a juicio de la Corte se están produciendo gracias a la “seguridad democrática”, pero queda la inquietud de que, si fue así, por qué no se hicieron en el cuatrienio pasado, en el que también eran de público conocimiento dichas sindicaciones.

El país no puede seguir permitiendo que las autoridades no apliquen las medidas en su debido momento, porque al Gobierno Nacional le quedará muy difícil seguir explicando y tratando de aclarar por qué no se habían tomado, con lo que permitió que muchos colombianos hubieran sido y sigan siendo agredidos en su integridad personal.

Lo mismo viene sucediendo en el caso de las personas privadas de su libertad, secuestradas o consideradas como rehenes por los grupos alzados en armas, sin que se tomen las medidas reales para que regresen al seno de sus hogares.

Muchas cumplieron más de nueve años en estas condiciones y se sigue pensando, después de tanto tiempo, que la solución está en lo militar, solución no alcanzada hasta hoy. Por el contrario, las experiencias son poco gratas, como sucedió con el sacrificado gobernador de Antioquia y su asesor de paz.

Todos los días se inventan justificaciones que no permiten que se realice el intercambio humanitario, sin consideración por los secuestrados, sus familias y el país, que está expectante para que esto se lleve a cabo.

Ojalá se tomen las decisiones necesarias y no tenga el Gobierno Nacional que explicar que se hizo todo lo posible, pero que fueron asesinados al pretender un rescate para demostrar que se está ganando.

Se cree que la solución más rápida sería la de sentarse a una mesa a buscar un acuerdo de humanidad, lo que, de alcanzarse, permitiría incluso que el Gobierno no termine cuestionado y, al contrario, sea hasta aplaudido.

En este caso, más temprano que tarde debería ser el adagio popular para utilizar.

lviveropaniza@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.