Afganistán, el dolor de cabeza de la Otan

Afganistán, el dolor de cabeza de la Otan

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Otan se reúnen desde ayer en Riga (Letonia), bajo la atenta mirada de Rusia, para aprobar las nuevas Directrices Políticas Globales de la alianza militar, debatir su adaptación a los nuevos desafíos y buscar una solución a su enfangada situación en Afganistán.

29 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Las nuevas directrices políticas aparecen reflejadas en un documento divulgado en Bruselas, en el que se reclama a los países miembros la reforma de sus Fuerzas Armadas para lograr que sean “equilibradas, flexibles y ágiles”, además de capaces de afrontar varias operaciones al tiempo.

En junio pasado, los ministros de Defensa ya aceptaron que la Otan necesita adaptarse para enfrentar al menos dos situaciones graves (60.000 soldados) y cuatro pequeñas (30.000) al mismo tiempo. Además, el documento refleja que “terrorismo y armas de destrucción masiva son las amenazas que se identifican en los próximos diez o quince años”.

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jaap de Hoop Scheffer, dijo en la presentación del documento que estas directrices son una novedad, “porque una cosa es discutir y otra escribirlo, y esto es un avance importante”.

Pero el estancamiento de la situación en Afganistán flota en el ambiente de la reunión.

Tanto el presidente estadounidense, George W. Bush, como su aliado británico, Tony Blair, pidieron ayer a los miembros más compromiso para llevar a cabo con éxito la delicada misión de la Otan en ese país.

Se discuten las restricciones que la mayoría de los 37 países destacados militarmente en el país asiático han dictado a sus tropas, lo que deja a estadounidenses, británicos y canadienses la zona más peligrosa del país. De Hoop Scheffer considera que, a pesar de la situación en Afganistán, “la Alianza sigue siendo creíble y efectiva en el siglo XXI”.

Además, la cumbre (con la presencia de un George W. Bush que ha perdido influencia interior) debe servir para que la Otan deje de ser la suma de lo que aporta cada país y asuma capacidades y doctrinas para hacer frente a la ampliación de sus compromisos internacionales. Lo que sí parece claro es que no es la herramienta adecuada para la lucha contra el terrorismo yihadista, aunque así lo quisieran desde Washington.

Guerra abierta No sirve para el Líbano, ni para Sudán ni para los palestinos (tres de los más graves conflictos actuales), en gran medida porque el papel preponderante de E.U. en la organización le resta neutralidad.

El cada vez más clamoroso desastre de Afganistán hace que E.U. presione para poner bajo su mando a todos los soldados occidentales que se encuentran ahora en el país, a lo que se niegan la mayoría de los europeos. Y de una operación de paz empezada hace ya más de cinco años se está pasando cada vez más hacia una guerra abierta.

Ante este escenario, en Bruselas ya empieza a hablarse de que tal vez la Otan debería volver a centrarse en la seguridad europea y en definir su relación con la UE, algo contrario a lo que pretende un Bush que pierde peso, igual que Tony Blair y Jacques Chirac (Francia), que se retirarán este año. Poco capital político para tomar decisiones relevantes.

BUSH INSISTE EN NO SALIR DE IRAK RIGA (AFP) El presidente George W. Bush rechazó ayer en Riga (Letonia) una retirada de las tropas estadounidenses de Irak “antes de que la misión esté terminada”, al tiempo que rehusó hablar de “guerra civil” en ese país, como la calificó el secretario general de la ONU, Kofi Annan. Pese a su derrota electoral ante los demócratas, que piden el inicio de una retirada de Irak, Bush se mostró inamovible: “Hay una cosa que no quiero: no voy a sacar a las tropas del campo de batalla antes de que la misión esté terminada”. Bush habló en la universidad de Riga, poco antes del inicio de la cumbre de la Otan. El término de “guerra civil” provoca un importante debate en su país, pues si fuese admitido fortalecería la oposición al conflicto en una opinión estadounidense poco dispuesta a ver a sus soldados en medio de combates intercomunitarios.

20% Los requerimientos de los que aún carece la misión de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, que dirige la Alianza Atlántica) en el sur de Afganistán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.