Condiciones en contratos que limitan la competencia

Condiciones en contratos que limitan la competencia

¿Tengo una industria de textiles y ropa deportiva. Conocí una invitación a presentar propuestas ante un ministerio para suministrarles pantalonetas. Al conocer los términos de referencia pude constatar que se estaban aplicando unas condiciones supuestamente técnicas que sólo una empresa en el país está en capacidad de cumplir. ¿Es esto legalmente posible?

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Muy seguramente no. Tanto las normas que protegen la transparencia en la contratación administrativa como las disposiciones que regulan la protección de los usuarios a través de reglamentos técnicos, lo mínimo que las de la libre competencia, establecen límites a la libertad de oferta que en ningún caso amparan restricciones desproporcionadas o irracionales.

En la ley 80 de 1993, disposición que regula las adquisiciones gubernamentales, se habilita a las entidades para que señalen las características que deben tener los bienes a ser adquiridos, de manera que garantice que tendrán la calidad e idoneidad que el uso estatal precise.

Tratándose de pantalonetas no puedo imaginar ninguna característica distinta de las que se necesitan para que la prenda habilite al usuario para hacer ejercicio.

En esa medida, si a esas condiciones básicas se les adiciona exigencias que llevan al punto que sólo una empresa de las muchas que hay en el país puede suministrarlas, esos otros requerimientos en principio despertarían una gran sospecha de estar diseñados para favorecer a alguien.

Los reglamentos técnicos son condiciones que la constitución y la ley permiten que se hagan exigibles cuando sea claro que de no cumplirse con un determinado estándar se pondría en riesgo la vida, la seguridad o la salubridad del usuario.

Para que la exigencia sea lícita debe existir una relación directa entre el riesgo que se identifique y el reglamento.

Es obvio que una pantaloneta o su uso regular y normal no implica ninguna amenaza para su usuario. Por lo tanto, si se hubiere inventado un reglamento con características tales que excluye a todos menos uno de los oferentes, ese reglamento me resultaría supremamente sospechoso.

Finalmente es claro que si se hubiere violentado la norma sobre contratación administrativa y los parámetros de acuerdo con los cuales se deben expedir los reglamentos técnicos se estaría afectando la libertad de concurrencia en perjuicio de los competidores, los usuarios y en este caso, además, del erario público.

"Si a las condiciones básicas se les adiciona exigencias que llevan a que sólo una empresa las cumpla, en principio despertarían una gran sospecha de estar diseñadas para favorecer a alguien”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.