Pasan meta de erradicación manual

Pasan meta de erradicación manual

Un mes antes de lo presupuestado, los grupos de erradicación y la Policía Nacional alcanzaron la meta que se habían trazado para el 2006: limpiar manualmente de matas de coca y amapola 40.000 hectáreas del territorio nacional.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Ayer, en Balboa (Cauca), los erradicadores manuales, con el apoyo de la Policía Antinarcóticos, llegaron a 41.717 hectáreas exterminadas, 1.717 más que la meta fijada por el Gobierno para el 2006.

Esa cifra es un nuevo récord mundial en cuanto a esta modalidad de la lucha antinarcóticos. La marca era de 31.782 hectáreas y había sido fijada el año pasado también por Colombia, que le arrebató el registro a Bolivia. Luis Alfonso Hoyos Aristizabal, consejero presidencial para la Acción Social, indicó en Balboa que, tras el éxito del programa, para el 2007 la meta será de 50.000 hectáreas.

Según el más reciente informe del Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) –el que tiene en cuenta el Gobierno– en Colombia fueron detectadas en el 2005 86.000 hectáreas sembradas de coca.

Sin embargo, las mediciones del Departamento de Estado de Estados Unidos encontraron que los sembrados eran 144.000 hectáreas.

Este año la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional ha fumigado con glifosato 151.617 hectáreas de cultivos ilegales.

“Factores como la resiembra y la aparición de nuevas parcelas hacen que pese a la gran cantidad de zonas fumigadas y erradicadas manualmente, aún subsista este problema”, dijo una fuente del Gobierno.

Según Victoria Eugenia Restrepo Uribe, directora del programa Presidencial contra los Cultivos Ilícitos, este año se llevaron a cabo tareas de erradicación manual en 84 municipios de 20 departamentos del país.

Nariño fue la región donde más se exterminaron manualmente matas de coca y amapola: 6.748 hectáreas, seguido por Putumayo con 5.065,65.

Las cifras oficiales dan cuenta de que en estos dos departamentos, más Meta, Cauca y Antioquia, se erradicaron 59,9 por ciento de las 41.717 hectáreas.

En el 2006 participaron en esas jornadas 2.900 campesinos divididos en 98 grupos móviles. De esos jornaleros, 12 murieron en ataques de las Farc; el hecho más cruento ocurrió a comienzos de agosto pasado en la Serranía de La Macarena, cuando un erradicador jaló una mata de coca y activó una mina antipersona: seis labriegos murieron.

Este hecho llevó al Gobierno a suspender la erradicación manual en ese parque natural justo cuando los jornaleros ya habían terminado con 2.910 hectáreas de las 4.598 que había sembradas allí a comienzos de año.

La erradicación manual se reiniciará el próximo 15 de enero en el sur del país.

26 miembros de la Fuerza Pública murieron este año protegiendo a los equipos de erradicación manual. Los ataques de las Farc más graves se registraron el 6 y el 15 de febrero en la Serranía de La Macarena: en cada uno perdieron la vida 6 policías.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.