Berlín recibirá las obras de Fernando Botero

Berlín recibirá las obras de Fernando Botero

26 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

“Maestro, desde este momento, esta ciudad le pertenece. Para Berlín, una capital histórica será un honor inaugurar con usted su renacimiento como metrópoli cultural de Europa”.

Con esas palabras , el alcalde mayor de Berlín, Klaus Wowereit, le dio la bienvenida a Fernando Botero, durante su visita de día y medio, el miércoles pasado. El pintor y escultor se encontraba allí para escoger los lugares del centro de la capital alemana que serán escenario de su penúltima exposición, de 18 esculturas y bronces, programada para fines de septiembre.

Con el recibimiento –al que asistió la embajadora de Colombia en Alemania, Victoriana Mejía Marulanda–, Klaus Wowereit formalizó la invitación a Fernando Botero y oficializó el comienzo de los preparativos de un proyecto que la diplomática colombiana venía gestionando desde hace cuatro años.

Mejía explicó que uno de los más complejos pasos del proceso fue asegurar la financiación del mismo a través de un pool de empresas privadas alemanas, que incluye bancos, aseguradoras y galeristas como el Dresdner Bank y Allianz. “Los gestores y promotores de las anteriores 18 exposiciones mundiales de Botero –explicó la embajadora– saben que lograrlo es una empresa titánica.

Se trata de mover obras de arte monumentales, conseguir patrocinios financieros que permitan asegurar y cuidar las obras, hacer coincidir agendas y voluntades y hasta situaciones históricas” ¡Vamos a ver Berlín! Para el artista colombiano, lo trascendente de su próxima exposición es que será una nueva oportunidad para expresar su convencimiento de que es el arte el que tiene que acercarse a la gente.

“Sobre todo en estos tiempos tan agresivos, hay que promover que el arte le salga al paso al público, que lo motive, que le hable en diferentes idiomas y paisajes. Esa es la convicción que ha acompañado mi carrera desde que comencé a dejar que las esculturas se le metieran en el camino a los habitantes de 18 ciudades del mundo. La de Berlín será la número 19 y, a la vez, mi penúltima muestra, una más y ya no más, póngale la firma”.

Botero le dio esta revelación a EL TIEMPO, pero se negó a adelantar detalles sobre dónde terminará su carrera como escultor. “Eso no es tan importante ahora, por lo pronto vamos a ver Berlín”, dijo.

Y comenzó su paseo por el centro, acompañado de su esposa, la también artista Sophia Vari; André Schwitz, jefe de gabinete del alcalde, los miembros de las juntas directivas del Dresdner Bank y de Allianz, del galerista Raimund Thomas, de Munich, su amigo personal, y de la embajadora colombiana.

Botero anunció que su exposición en Berlín comenzaría en el centro de la Isla de Museos, ubicada en la parte oriental de Berlín, a un costado del río Spree, que en 1999 fue declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Esto porque la isla alberga “las más magníficas colecciones de arte arquitectónico del siglo XIX” y se compone de cinco de los museos más importantes de Alemania: la Antigua Galería Nacional, el Pergamon, el Bodenmuseum y los museos antiguo y nuevo de Arte Universal.

El segundo itinerario del pintor fue la Avenida Unter den Linden (equivalente por su importancia histórica a los Campos Eliseos de París, donde Botero expuso en 1992).

Y con dos torsos, el pintor colombiano clavará una bandera del arte latinoamericano a ambos lados de la Puerta de Brandenburgo, el símbolo por excelencia de la capital alemana, construida en 1789 por el artista alemán Karl Gothard Langhans y que ha resistido dos guerras mundiales.

En la historia reciente, la Puerta de Brandenburgo marcó la línea limítrofe entre Berlín Occidental y Berlín Oriental y hoy es el símbolo de la Reunificación.

Finalmente, Botero dijo que uno de sus mayores anhelos, en el presente, es que la colección de pinturas sobre Abu Ghraib sea acogida por Bagdad.

“Irak y su capital son evidentemente el escenario natural de esa colección.

Allí pertenecen, allí deberían estar. Pero me temo que no se van a interesar porque a los musulmanes no les interesa el arte figurativo”, concluyó. nunca más Botero habló de la ‘travesura’ de dejar que el presidente Uribe metiera mano en uno de sus cuadros: “Me parece bien que eligiera pintar la bandera de Colombia, era lo más fácil y más adecuado para él. Pintar otra figura le habría quedado, digamos, complicado”, dijo y agregó que permitirle a un neófito meter sus manos en uno de sus cuadros no se repetirá nunca más.

“Lo hice a favor de la Fundación Matamoros y por una buena causa y me siento bien por ello, pero una vez y basta, nadie más va a dar pinceladas en mi pintura.” Ni firmará cartas renunciando a visitar países, como la del 2000 junto con Gabo, Alvaro Mutis y Fernando Vallejo, anunciando que no volverían a España por pedirles visa a los colombianos: “Fue una estupidez, lo reconozco. Esas cosas no deben hacerse. Como artista no puedo renunciar a visitar el Museo de El Prado. ¡Qué locura! Romántica y todo, pero al fin locura”, dijo. Botero dejó de ir a España por seis años.

Pero volvió en el verano pasado a Madrid, sólo por un día, con el único fin de ir a visitar ‘Las Meninas’.

Junto con esa revelación, Botero anunció que su regreso oficial a España se produciría en el primer semestre del 2007, cuando se exponga su serie de pinturas sobre Abu Ghraib, en Valencia.

“Mi regreso a España me tiene muy entusiasmado. Ahora, cuando pienso que incluso obligué a mi hija a cambiar el sitio de su matrimonio por el cumplimiento de esa carta, no puedo más que repetir que fue una verdadera estupidez”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.