La ‘compañera’ Martha Eugenia

La ‘compañera’ Martha Eugenia

Por las vueltas que da la vida, Martha Eugenia Botero dirige hoy los destinos de una amplia localidad del norte de Bogotá donde hace 26 años fue torturada durante 17 días.

26 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Su despacho, en la Alcaldía de Usaquén, está ubicado a cinco minutos del Cantón Norte, reconocida base militar a la que fue llevada a la fuerza y de los brazos por pintar grafitis en la capital del país.

En esa mañana del 19 de abril de 1980, Martha Eugenia salió a hacer ‘pintadas’ para celebrar un aniversario más de la guerrilla del M-19, de la que fue militante.

Y le salió caro. “Ahora siento un poquito de angustia cada vez que paso por allí (el Cantón Norte)”, dice esta mujer. “Uno cicatriza, pero no olvida.

Estoy haciendo una catarsis gracias a la ayuda de varios comandantes del Ejército que se han portado muy bien conmigo”, subraya.

Del Cantón Norte pasó a la cárcel de mujeres El Buen Pastor. Allí, en plena época del estatuto de seguridad del gobierno de Julio César Turbay, fue condenada a pagar 36 meses de prisión en un consejo verbal de guerra.

Su salto al ‘eme’ se dio después de enseñar en una escuela de primaria y tras 12 años como operadora de Telecom, donde recibió distinciones.

“Soy muy sensible frente a la injusticia porque, como dicen por ahí, la platica está muy mal repartida en Colombia. Por eso, con el ‘eme’ fue amor a primera vista”, relata la alcaldesa.

Para ella, viuda y madre de tres hijos, hay otro sitio de la ciudad que le arruga el alma.

Es el Palacio de Justicia, porque presenció de cerca la toma del M-19 al máximo templo judicial del país, en 1985. “Viví ese triste episodio en la casa de Otty Patiño (líder del M-19). De allá salimos a contactar a los medios para una rueda de prensa y enviar un mensaje para detener la barbarie”, recuerda.

Pero cuando iba en un bus, a la cita con la prensa, escuchó el desenlace por la radio: la Policía y el Ejercito retomaron el control del Palacio, bajo el uso de la fuerza.

“Todos lloramos donde Otty, nos derrumbamos, fue algo doloroso. Hay cosas que uno no puede describir”, dice.

“Somos hijos de la violencia y no hemos sido conscientes del daño que nos ha hecho. Necesitamos un país distinto, unos seres renovados”, dice esta desmovilizada en 1990.

Dentro de las filas del M-19 tuvo varios cargos: fue integrante de la Comisión Política Nacional y vocera en el proceso de reinserción.

Cuando volvió a la vida civil se convirtió en la ‘escudera’ de Antonio Navarro, a quien acompañó como asistente personal en el Ministerio de Salud, y posteriormente en la campaña a la Presidencia 1990-1994. “Es una mujer muy eficiente y seria. La admiro porque es muy justa y honrada”, dijo Navarro.

Una de sus amigas es Vera Grabe, ex líder del M-19, a quien conoció durante los diálogos de paz en el gobierno de Belisario Betancur.

“Es una ‘compañera’ a la que queremos mucho. La reconocemos por su coherencia. Siempre le ha gustado la política”, dice Vera Grabe.

Y entusiasmada por la política, hace más de un año fue escogida como alcaldesa de Usaquén, donde ha tenido que enfrentar asuntos tan variados como las construcciones ilegales en los cerros o la lucha contra los prostíbulos en las zonas residenciales (ver recuadro).

“Es trabajadora, estricta, y se gana el respeto de los demás”, señala alguien que la conoce de cerca.

Cuando se le pregunta su sueño, Martha Eugenia deja ver su fe religiosa.

“Hay que pedirle mucho al de arriba, que es el único que nos puede ayudar de verdad en todo”.

yeslan@eltiempo.com.co .

Logros y tareas en Usaquén.

A Martha Eugenia Botero, la alcaldesa de Usaquén, le reconocen su política de participación ciudadana en esa localidad, donde viven unas 420 mil personas (el 60 por ciento en los estratos 4, 5 y 6).

Y concretamente a la hora de aprobar proyectos sociales y para escuchar las dificultades de los habitantes de más escasos recursos de los cerros orientales.

“Es partidaria de la concertación y ha fortalecido bastante el tema social en Usaquén”, dice el edil Orlando Amorocho.

También le aplauden sus consejos de seguridad, a los que asisten los principales líderes cívicos y del comercio.

Algunos consultados señalan que debe trabajar más para recuperar vías que están en pésimo estado en la localidad, y para evitar que los vendedores ambulantes se sigan adueñando del espacio público.

“Ha firmado pactos con ellos, pero un buen número de vendedores se han ido apropiando de los alrededores de los centros comerciales”, afirma un líder de Usaquén. También le piden que luche más para erradicar la prostitución en los barrios residenciales.

MARHA EUGENIA BOTERO “Fue mi asistente personal durante varios años. Ella es una mujer muy eficiente y seria. Y la admiro porque es justa y honrada”.

Antonio Navarro, líder del Polo Democrático Alternativo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.