MAYULAY: JUGANDO, JUGANDO... VOY ENTUTELANDO

MAYULAY: JUGANDO, JUGANDO... VOY ENTUTELANDO

Lo que comenzó como un juego con sus hermanos y amiguitos, para aprender los alcances de la acción de tutela, se convirtió ayer en realidad para una niña de 12 años. Mayulay Villegas Vásquez aplicó a la vida real sus juegos e instauró una acción de tutela contra la Empresa de Telecomunicaciones de Santa Marta (Telesantamarta) y Gases del Caribe, por negligencia para instalar en su barrio los servicios de gas domiciliario y telefónico.

08 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La niña, estudiante de séptimo grado del Instituto Magdalena, comenzó a aprender sobre el mecanismo de la tutela cuando hace algunos meses su padre, Roberto Villegas, le regaló el juego didáctico Tutela y juega, que lanzó la Presidencia de la República para que los niños conocieran los alcances de este recurso.

La pequeña instauró la acción ante el Juzgado Cuarto Penal Municipal de Santa Marta, por considerar que se están violando los derechos a la igualdad y a la prestación de los servicios públicos que son obligación del Estado, de acuerdo a lo contemplado en el artículo 365 de la Constitución .

La menor vive en el barrio San José del Sur, ubicado al suroccidente de la ciudad, donde desde hace varios meses sus moradores vienen solicitando a Telesantamarta y Gases del Caribe la extensión del servicio a su barrio, a cuya petición habían respondido las empresas que no se podía porque las viviendas no tenían nomenclatura.

Sin embargo, en los recibos de energía y catastro aparecen bien identificadas las nomenclaturas de las viviendas.

De nada valieron los reclamos y las solicitudes hechas por los dirigentes cívicos de San José para que los servicios lleguen al barrio.

Pero la pequeña Mayulay, entre juego y juego, descubrió que la tutela, según sus propias palabras, era la mejor arma para hacer que se respeten los derechos de los ciudadanos y evitar las violaciones a que nos vemos sometidos a diario los colombianos .

Entonces, se dedicó a recoger firmas en el barrio para respaldar su propuesta, no sin antes dar las explicaciones del caso y el porqué había que interponerla.

Cumplidos los pasos, el miércoles la niña llegó al despacho del Juzgado Tercero Penal Municipal de Santa Marta, para instaurar la acción.

Allí, la juez Cristina Almanza Campo le dijo que no podía colocarla por ser menor de edad, a lo cual ella respondió que estaba equivocada porque cualquier persona tenía el derecho de tutelar, así fuera menor de edad y que cualquier juez del país estaba en la obligación de recibir la diligencia .

Ante la negativa de la juez, la niña no se amilanó y, por el contrario, acudió a otro despacho, el Cuarto Penal Municipal, donde el juez la animó y le dijo, según la versión de la menor, que era una de los mejores tutelas que se habían presentado en ese despacho.

Este es el primer caso en Santa Marta en que un menor acude a una acción de tutela para defender sus derechos.

Ahora Mayulay solo espera el fallo, que deberá darse en cuatro días hábiles.

No quiero ser protagonista, ni pretendo demostrar nada. Solo quiero que se respeten nuestros derechos y se ponga en práctica lo que dice la nueva Constitución colombiana , concluyó.

Por coincidencia en el reparto, a la juez Almanza, que se había negado a recibir la demanda, le correspondió el caso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.