Narco extraditado acusa al senador Arenas

Narco extraditado acusa al senador Arenas

Hace tres semanas, cuando el senador Luis Élmer Arenas intentó salpicar al director de la Policía, general Jorge Castro, acusándolo de estar detrás del envío de 409 kilos de coca a México, agentes federales estadounidenses se pusieron en contacto con autoridades colombianas para entregarles una información que calificaron como relevante.

26 de noviembre 2006 , 12:00 a.m.

Según dijeron, Arenas fue recientemente mencionado por un miembro del cartel del Norte del Valle que desde hace un año está colaborando efectiva y profusamente con la justicia de E.U.

El individuo ha asegurado en varias entrevistas que el congresista de Sevilla (Valle) recibió una fuerte suma de dinero de manos del capo Diego Montoya, ‘don Diego’ y que tenían una clara cercanía.

Aunque el dato les interesó a las autoridades colombianas, estas han actuado con cautela por tratarse de un senador de la República, reconocido en el Congreso por liderar juiciosas investigaciones sobre episodios en los que se han visto involucrados miembros de la Fuerza Pública. Por eso, optaron por recoger la información de primera mano para luego valorarla.

Pero el funcionario al que mandaron a tomar la versión no pudo viajar a E.U.

por problemas de visa: “Tenía un homónimo con líos y hasta esta semana le darán el permiso”, dijo una fuente oficial que, al igual que las otras autoridades enteradas del tema, se negó a dar detalles.

No obstante, EL TIEMPO pudo establecer que quien señala al senador es Carlos José Robayo Escobar, alias ‘Guacamayo’.

Se trata de un hombre que durante 10 años le cuidó la espalda y los secretos a ‘don Diego’, capo por el que E.U. ofrece 5 millones de dólares.

‘Guacamayo’ fue capturado por la Policía el 18 de marzo del 2005, en el norte de Bogotá, cuando se movilizaba en una camioneta BMW último modelo. Un año después, fue enviado a E.U. y hoy permanece en una de las celda de la Cárcel Federal de Miami.

Los asesinatos Según autoridades de E.U., aunque ‘Guacamayo’ se negó inicialmente a colaborar con la justicia, cambió de opinión cuando –como señal de advertencia– ‘don Diego’ ordenó asesinar a sus 4 hermanos.

Tres de ellos –conocidos con los alias de ‘Mamoncillo’, ‘Puma’ y ‘Mico seco’– pertenecían a ‘Los Machos’, ejército privado de ‘don Diego’, y fueron asesinados por sus propios sicarios, autores de masacres como la de La Candelaria en octubre del 2004.

El cuarto –Ricardo, de tan solo 19 años– se salvó de la masacre y fue protegido por las autoridades, que lograron sacarlo del país.

Reuniones con ‘don Diego’ Desde entonces, ‘Guacamayo’ empezó a dar información clave sobre narcotráfico y sobre los nexos de miembros de la Fuerza Pública y del DAS con ‘don Diego’.

Según ‘Guacamayo’, ese vínculo le permitió al capo armar a su ejército, que hoy lidera Omar Varela García, ‘Capachivo’ o ‘K-10’, cuya sobrina está casada con ‘Guacamayo’.

El ex lugarteniente de ‘don Diego’ también asegura que estuvo presente en al menos tres reuniones con Arenas.

Y aunque el senador dice que se trató de contactos autorizados por el gobierno Uribe (ver recuadro), ‘Guacamayo’ tiene otra versión.

La plata Según el extraditado, entre Arenas y el capo había una clara cercanía.

Tanto así, que en una de las reuniones, en una finca del Valle, dice ‘Guacamayo’, ‘don Diego’ le entregó varios cientos de dólares en efectivo.

Y añade que hay varios testigos que dan fe de la entrega y que el dinero tenía un claro propósito. Sin embargo, este solo lo conocen las autoridades:“El dato es que fueron 150 mil dólares”, dice una fuente.

Efectivamente, tal como EL TIEMPO lo reveló en febrero del 2005, Arenas sirvió de emisario para que la mafia le enviara al Gobierno una carta en la que se consignaba una propuesta de sometimiento que incluía la entrega de bienes y rutas y hasta el pago de parte de una pena pactada, en cárceles de E.U.

Los contactos, según le declaró Arenas a reporteros de este diario, se iniciaron en la cárcel de Cómbita (Boyacá) y, tras recibir un ‘salvoconducto’ del Gobierno, se concretaron en reuniones con el capo en zona rural del Valle.

Cuando EL TIEMPO preguntó en la embajada de E.U. por los señalamientos de ‘Guacamayo’ contra Arenas, un vocero autorizado dijo que su país no se refiere a casos que son materia de investigación.

Pero personas cercanas a ‘Guacamayo’ manifestaron que este estaba dispuesto a ratificar su versión.

u.investigativa@eltiempo.com.co.

‘ESTO ES MISERABLE, ES UN MONTAJE’: ASEGURA EL CONGRESISTA.

El senador Luis Élmer Arenas le dijo a EL TIEMPO que no conoce a ‘Guacamayo’ y que presume que la denuncia en su contra es un montaje de algunos policías colombianos de alto rango y de la DEA: “La única relación que he tenido con ese sector del norte del Valle fue con autorización del Gobierno Nacional para facilitar la entrega de los extraditables”.

Agregó que por esta gestión no recibió un peso. “Ni siquiera lo de los pasajes porque yo los puse. Todo lo hice de cara al país, pueden revisar mis activos y mis pasivos, no tengo ningún enriquecimiento de tipo ilícito”.

Al respecto, reconoció que en dos o tres oportunidades se reunió con ‘don Diego’ (a quien acompañaban 40 escoltas) en fincas del Valle y dijo que aún tiene copia de la carta enviada por el capo al Gobierno: “Aquí no hay quién los capture debido a los nexos que tienen con algunas autoridades –dijo–, por eso es mejor negociar, no podemos seguir poniendo muertos a costillas de una guerra sucia”.

Y agregó: “Esto es una canallada, una calumnia, que no sean miserables. Yo sí tengo autoridad moral para pararme donde sea”. Finalmente, dijo que esperaba conocer una denuncia oficial sobre el tema para responder: “Invito a las autoridades y al país en general a que revisen mis actuaciones a través de la historia”, puntualizó el senador.

LA DEFENSA DE ARENAS.

‘‘Presumo que esto es un montaje de algunos policías colombianos de alto rango y de la DEA (...) Es una canallada, una calumnia, que no sean miserables”.

Dijo el congresista cuando conoció la versión de ‘Guacamayo’.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.