Vegetarianismo: una opción sana

Vegetarianismo: una opción sana

Leonardo da Vinci, Pitágoras, Sócrates, Platón, Newton, Gandhi y Tagore tienen en común no solo el ser personajes reconocidos por sus aportes a la humanidad a nivel de ciencia y filosofía, sino que además eran vegetarianos. Esto demuestra que es un mito o una falsa creencia el pensar que el comer carne es necesario para desarrollar una buena inteligencia.

25 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Otros argumentan que la raza humana no está diseñada para ser vegetariana.

Millones de maravillosos orientales vegetarianos, longevos, saludables e inteligentes demuestran lo contrario a ese mito, y prueban con su existencia que el ser humano sí puede ser vegetariano sin ningún riesgo para la salud.

En estudios se ha demostrado que los vegetarianos tienen mayor promedio de vida, menor hipertensión arterial, menos frecuencia de cáncer e incluso que su rendimiento deportivo es excelente. Para que estos beneficios se obtengan, hay que recordar que ser vegetariano no significa una dieta basada en pan, pastas, pasteles, dulces y algo de lechuga y zanahoria. La naturaleza nos ofrece múltiples productos que debemos consumir con el mínimo de procesamiento para que mantengan sus cualidades saludables, por ello, el tener una dieta que se basa en harina de trigo, que ha sido excesivamente refinada, termina produciendo gastritis e hipoglicemia, más que un estado saludable. Si fritamos en exceso los vegetales, también echamos a perder sus nutrientes.

AGUA Y VEGETALES Por ello, recomendamos tomar agua en abundancia. Así mismo, vegetales frescos y lavados; verduras, preparadas calientes o frescas en ensalada, y frutas (si tiene sobrepeso, la fruta debe ser en moderación y si tiene alergias o reflujo gastroesofágico suprima por unas semanas los cítricos y los ácidos). Los cereales es mejor no procesados o con un procesamiento mínimo: arroz, maíz, quinua, cebada, etc. Los tubérculos como papa, yuca, ñame son mejor cocinados, sin fritar, o en sopa. Frutas secas y semillas como almendras, pistachos, nueces, marañones, semillas de girasol, maní etc., hay que consumirlas con poca o sin sal, y, como todo, con moderación.

Leguminosas como fríjol, lenteja, garbanzos y soya, consumirlos luego de dejarlos en remojo, ojalá germinados. La soya como tofu es excelente y cada persona debe evaluar su tolerancia ya que hay individuos que no digieren bien las leguminosas y un grupo es alérgico a la soya. Champiñones, en especial los shitakis, orellanas y similares son buena fuente de proteína.

El ser humano en general requiere el dulce en mayor o menor proporción así que el uso de azúcar no refinado como la miel, la stevia, la panela y el jugo de caña deshidratado, la miel de agave y la miel de maple natural, ayudan en la preparación de postres, chocolates, yogures, dulces, etc. La fructosa es aceptable si no la consumen en mucha cantidad.

La leche causa alergia a algunos y el ser humano, al crecer, va perdiendo la enzima que la digiere así que cada uno debe observar qué efectos le produce y evaluar si la debe o no consumir y en que cantidades. Usualmente los derivados como yogur y quesos frescos o poco grasos son saludables y tolerados por la mayoría.

El café y el té, en especial el verde, en dosis moderadas, son sanos estimulantes naturales.

‘Alimentación a favor de la paz’ Más allá de los beneficios para la salud, que son evidentes en un vegetarianismo correctamente llevado, uno de los grandes motivos que nos mueven a la mayoría de los que escogimos ser vegetarianos, es comprender que nuestra vida no puede basarse en la muerte de otros seres sintientes, ni puede vivir de la crueldad para con las otras especies animales que tienen el mismo derecho que nos atribuimos los seres humanos para vivir en este hermoso planeta. Esos animales sienten y tienen derecho a la vida, al igual que nosotros.

La arrogancia del ser humano cree que la Naturaleza fue hecha para servirle a él y por ello la ha destrozado y ahora estamos viviendo las duras consecuencias de ese error. La sabiduría oriental nos recuerda que el hombre fue hecho para servir, para proteger, para generar paz y armonía y así compartir esta casa -nuestro planeta- con el resto de las especies.

Esa misma sabiduría nos recuerda que recogemos lo que cosechamos; así, mientras el hombre siga practicando la violencia para con los otros seres sintientes, sean hombres o animales, esa violencia continuará en aumento. No matar animales para comer promueve un planeta más pacífico, más justo y equitativo, incluso por motivos como que el área que se dedica al ganado, si se dedicara a la agricultura permitiría alimentar a toda la humanidad, dejando el terreno necesario para el ganado de leche que es mucho menos que el de carne. Si alguno quiere aprender algo del vegetarianismo, ensayar ese estilo de vida, la Sociedad Vegetariana Colombiana ha organizado un evento en el Parque de los Novios. E.L.A.

DATOS ECOLÓGICOS MEDIO AMBIENTE. Esta dieta evita la extinción de la selva tropical, sostiene Samy Florez, director de la Sociedad Vegetariana Colombiana. Mientras que para producir un kilo de carne son necesarios más de 20.000 litros de agua, para un kilo de trigo sólo hacen falta 227 litros. Cada segundo se generan 125 toneladas de residuos de la industria cárnica. Un vegetariano salva 4.000 metros cuadrados de árboles al año. Según cifras de la FAO, para alimentar el ganado se utiliza el 95 por ciento de la producción mundial de soya y el 44 por ciento de la de cereales. Los animales consumen 600 millones de toneladas al año

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.