LA TRADICIÓN FAVORECE A ATLANTA

LA TRADICIÓN FAVORECE A ATLANTA

Los Azulejos de Toronto, que tenían todo preparado para celebrar lo que habría sido su primer título, no dan nada por sentado tras la derrota que les propinaron los Bravos de Atlanta y que extendió la Serie Mundial a por lo menos seis juegos. Los Azulejos, que tienen una ventaja de tres juegos a dos, sostuvieron ayer un entrenamiento ligero en el estadio del Condado Fulton, pero los Bravos decidieron descansar. Todos, menos Tom Glavine. El zurdo sería el abridor de los Bravos ante el dominicano José Guzmán el domingo en caso de que su equipo derrote hoy a Toronto.

24 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Todos sabemos lo que se espera de nosotros , dijo Joe Carter, jardinero derecho de los Azulejos. Todo mundo aquí sabe cuál es su obligación .

Durante su entrenamiento, los jugadores de los Azulejos veían de reojo a la figura solitaria de Glavine, que lanzó un rato en una loma cerca del jardín derecho.

Dado su historial de fracasos en los playoffs y tras haber desperdiciado su primera oportunidad de ganar una Serie Mundial, los Azulejos podrían desmoronarse en cualquier momento, y los Bravos lo saben.

El juego grande es hoy por la noche , dijo Glavine. Nos dio mucho gusto volver a jugar en Atlanta .

El zurdo Steve Avery lanzará por los Bravos en este sexto juego ante el derecho David Cone. Se trata de un partido que los Azulejos y Cone no esperaban disputar. No creo que tengamos una gran ventaja , dijo Cone. Esperábamos ganar la Serie en Toronto, pero los Bravos respondieron con un gran triunfo .

Los Azulejos de Cito Gastón y sus aficionados lo tenían todo preparado para la celebrar el jueves por la noche. La champaña estaba helada, las limosinas estaban estacionadas cerca del SkyDome y las camisetas que los proclamaban campeones estaban planchadas.

Creo que se dijo mucho de desfiles y festejos y cosas así. Pero tenemos que ganar para estar en un desfile , dijo Gastón.

De hecho, mientras Jack Morris daba una base por bolas intencional a David Justice en la quinta entrada del quinto juego, el relator radial de los Azulejos dio a conocer la ruta del desfile de celebración por las calles de Toronto, que debía terminar ante unas 40.000 personas en el SkyDome.

Pero un minuto después, el veterano Lonnie Smith definió el partido en favor de los Bravos con un jonrón con las bases llenas. Atlanta ganó 7-2 y sus jugadores, sabedores de que pronto regresarían a casa, demostraron un renovado estado de ánimo.

Por si fuera poco, la tradición beisbolística parece estar en favor de los Bravos: los cinco últimos equipos que regresaron a su parque con desventaja de 2-3 en juegos en la Serie final terminaron ganando el título. Lo mismo les pasó a los Bravos en 1991. Minnesota venció a Atlanta en los dos juegos finales en el Metrodome y ganó el título.

Los Mellizos de 1987, los Mets de 1986, los Reales de 1985 y los Cardenales de 1982 también ganaron el título en circunstancias similares.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.