La floricultura y la revaluación

La floricultura y la revaluación

Para nadie es un secreto la pérdida de competitividad que implica para los productos de exportación la persistente revaluación. Lo venimos advirtiendo desde hace varios años y por eso nos llama la atención la sorpresa con la que se registra la noticia de la reducción de empleos frente a una revaluación persistente.

25 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Con motivo de la reestructuración de algunas empresas floricultoras, que ha implicado importantes reducciones de personal, se ha publicado información sobre el sector que amerita varias precisiones. La floricultura colombiana, en sus casi 40 años de existencia, ha posicionado al país como el segundo exportador mundial de flores y primer proveedor del producto en Estados Unidos, en competencia con los demás productores del mundo. Esta es muestra fehaciente de la competitividad del sector.

A comienzos de este año, el Banco de la República publicó un estudio que clasifica a las empresas floricultoras según su competitividad. Pero el estudio se basa en cifras hasta 2004; de haber incluido 2005, habría mostrado una situación peor de dichas empresas, pues el año pasado el sector se vio aún más afectado por la revaluación del peso. Por otra parte, el documento se basa exclusivamente en los estados financieros de una muestra de 140 empresas, pero no analiza las fortalezas y debilidades específicas que determinan su competitividad.

El sector floricultor es uno de los más fragmentados y heterogéneos debido a la gran variedad de tipos de flor que maneja y a las distintas prácticas de producción y comercialización de las compañías. Una planta de rosas puede durar 15 años y una de claveles solo dos. Los niveles de productividad, innovación, heterogeneidad y calidad de los cultivos colombianos han sido suficientemente altos para obtener una presencia destacada en los mercados internacionales, pero hay factores negativos, ajenos a nuestro control –como la revaluación– que afectan nuestra capacidad de competir en el exterior y que no pueden ser desconocidos o subestimados debido a su persistencia y duración. El precio actual del dólar es el mismo que en el 2001.

Los floricultores colombianos han hecho un esfuerzo inmenso para contrarrestar los efectos de la revaluación: han logrado aumentos importantes en productividad, han reducido drásticamente los costos, han buscado nuevos mercados y avanzado en los canales de comercialización.

Ejemplos de esto son los esfuerzos adelantados con el resto de la cadena en E.U. para aumentar el consumo de flores allí, y nuestra presencia creciente en mercados promisorios como el Reino Unido, Rusia y Japón.

Aunque China reviste una amenaza para la floricultura colombiana, también ofrece una oportunidad: se estima que ese país tiene sembradas 33.000 hectáreas de flores, pero prácticamente toda la producción se consume localmente. Además, los floricultores chinos aún no han alcanzado los niveles de calidad requeridos en los mercados internacionales y parece que en aspectos logísticos todavía son deficientes. Sin embargo, una de las principales ventajas de China radica en el manejo de la tasa de cambio, que se ha mantenido atada al dólar por ser base fundamental del poder exportador.

Con todo, y a pesar de su potencial, China no influye en la actual pérdida de competitividad de nuestras flores. De hecho, las flores colombianas fueron expuestas recientemente en Shanghái y todo indica que allí puede haber un nicho para un producto de muy alta calidad como el nuestro.

El sector en Colombia genera más de 200 mil empleos. La floricultura crece paralelamente al bienestar de sus trabajadores y tiene múltiples programas que buscan fortalecer su calidad de vida.

Podemos enfrentar la competencia de China y otros países, pero no estamos en condiciones de resistir una revaluación tan prolongada. Los crecientes diferenciales entre las tasas de interés y las monetizaciones que adelanta el Gobierno agravan aún más el proceso de revaluación.

* Presidente de Asocolflores asolano@asocolflores.org

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.