UN GUERRERO IZQUIERDISTA CON ARMAS NEOLIBERALES

UN GUERRERO IZQUIERDISTA CON ARMAS NEOLIBERALES

Brasil intenta reiniciar el bus del desarrollo. Queda atrás el sinuoso camino de la historia económica latinoamericana, y la ruta más poderosa al norte que será recorrida por Fernando Henrique Cardoso. Controvertido por su supuesto cambio ideológico de la izquierda a las filas de derecha en el ámbito económico, Cardoso puede llegar a formar parte de una nueva vertiente de la acción política en el continente.

09 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Pero más allá de los perfiles publicados en los medios de comunicación, el apellido de este brasileño de 63 años guarda la mayor utopía académica de América Latina en busca del desarrollo.

Un pasado de tormenta ideológica retrocede en el tiempo para llegar a las calles santiaguinas en Chile.

El país austral, sueño de Neruda y de la alternatividad política, albergó, a finales de los sesenta y la década de los setenta, a los pensadores de izquierda.

Inmerso en una coyuntura dictatorial, el cono sur reservaba en las sillas presidenciales el fuerte impacto de las dictaduras. Argentina despide al coronel Juan Carlos Onganía y recibe al general Roberto Marcelo Legingston; Paraguay vive el militarismo con la legitimación del Partido Colorado del general Alfredo Stroessner y Brasil vive el golpe militar que derroca a Joo Goulart.

Chile, entre tanto, ve llegar la presidencia al socialista Salvador Allende gracias a la coalición de izquierda Unidad Popular (UP).

En este marasmo político, un grupo de jóvenes, contagiados de los análisis marxista y weberiano y la posibilidad del desarrollo latinoamericano, publica Dependencia y desarrollo en América Latina.

Cardoso, en compañía de Enzo Faletto, comienza su trabajo teórico en el CIENES, una de las tantas instituciones de la CEPAL, (Comisión Económica para América Latina y el caribe).

Comenta el profesor Hernán Vázquez Rocha, catedrático del Instituto de Altos estudios para el Desarrollo, IAED.

Fernando Henrique Cardoso fue mi maestro en el año 70. El mantuvo su preparación intelectual y logró el acceso a la FLACSO, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. De una dependencia de la Facultad, la Escuela Latinoamericana de Sociología -ELAS-, me gradué en el 71 .

La preocupación latinoamericana de ese momento era el desarrollo. Allí se descubre que un elemento primordial es la dependencia económica, característica de los países pobres frente a los más desarrollados señala Vázquez.

Lo que llegó a identificar erróneamente a Cardoso como un marxista político fue la aparición casi simultánea de un pensador llamado André Gunter Frank. Frank expuso la teoría dependentista en términos dialécticos, alternativa que fue recogida como bandera por los movimientos de izquierda latinoamericanos.

La gran pregunta Cardoso pasó de la izquierda a la derecha?.

No. La propuesta de un desarrollo latinoamericano como proyecto político no puede ser enjuiciado a partir de sus vetas intelectuales.

El anunciado neo liberalismo expresado en el actual Plan Real -que lograra el éxito en reducir dramáticamente la inflación de casi el 50 por ciento a un índice inferior al dos por ciento en Brasil- ha servido sin embargo para catalogar a Cardoso como nuevo militante del neoliberalismo. y por consiguiente de la derecha.

Lo esencial es, señala Vázquez, que políticamente Cardoso tuvo que hacer alianzas con la derecha y desarrollar conflictos con sectores de izquierda como parte de su fórmula política.

Pascal Delisle, perteneciente al Instituto de Estudios Políticos de París y egresado de París 1, reconoce que en las propuestas económicas, de Cardoso, claras evidencias de izquierda.

El planteamiento del Plan Real -que le llevara a la presidencia- es su entrada neoliberal al la acción política .

El papel del estado, de acuerdo al pensamiento de Cardoso, va a ser organizativo y no ausente como en el caso neo liberal. Si antes el bus era movido por un motor neo liberal y todos se disputaban las bancas sin conocer el rumbo, el pensamiento del próximo dirigente brasileño -denominado neo estructuralista- propone un estado que guíe el vehículo, escuchando iniciativas de rumbo pero, que en las relaciones de poder, tiene que evitar el precipicio.

El razonamiento que se debe hacer Cardoso para mantener el poder está descrito en sus propias palabras cuando en septiembre de 1971 se dirigió a gobierno de Allende. Ustedes creen que por que la UP tomó el poder, socializó las principales empresas productoras industriales, nacionalizó el cobre y buena parte de la banca, con eso acabaron con la burguesía? .

Eso no fue así. Los industriales mantuvieron el contacto con los capitales internacionales y dos años después cayó Allende.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.