LOS BUCEADORES DE TESOROS

LOS BUCEADORES DE TESOROS

A las tres de la mañana, mientras sus padres templan las redes para medir la cantidad de especies que le arrebataron al mar, decenas de silenciosos niños se santiguan al ver una sombra que se acerca a la barca. Solo la luz intermitente de una linterna logra tranquilizarlos: los que vienen son humanos y no los miserables del Barco , pescadores de almas que durante las noches rescatan el espíritu de esclavos que, por enfermarse, fueron tirados al Foso de los Tiburones hace ya varios siglos.

09 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Cuando la pesca ha concluido y el susto por la leyenda, pasado, las risas y los gritos de los pequeños despiertan al día. En grupos de no más de cinco comienzan a entrenarse en una actividad que practicaron sus padres y sus abuelos: sumergirse en las saladas aguas marinas, apostando quién aguanta por más tiempo la respiración.

Orgullosos, los muchachos entrenan sus pulmones, día a día, por espacio de una hora y celebran los progresos de los más pequeños a punta de pecao , es decir, al niño que muestre grandes progresos se le da el mejor ejemplar para que lo venda en las playas turísticas.

Cuando el juego ha terminado, muchos se van a la escuela. Otros, dirigen sus canoas hacia el viejo Fuerte de San José, construido en 1712 o el de San Fernando, en 1773.

Allí, mientras esperan a los primeros turistas, hablan sobre el futuro, construyen más castillos, esta vez en el aire, y se sienten orgullosos de que aquel grande del boxeo, Berny Caraballo de quien tanto hablan sus padres, fue durante su niñez un buscador de monedas como ellos y gracias a la capacidad de agantá aire llegó a ser campeón. Ellos sueñan con el ring.

El que pega primero...

A las 10 de la mañana, esperan ansiosos a que las lanchas turísticas aparezcan. Cuando éstas apagan su motor para que el guía narre la historia de los dos fuertes que custodian a Cartagena, los muchachos mueven sus manos a toda máquina , para alcanzarla.

Si lo logran, los tres o cuatro gritan al unísono tire la moneíta patró . Si el turista les entiende y lanza una moneda al mar, el muchacho más experimentado cuenta hasta cinco mentalmente, respira profundo y se lanza a atraparla con la boca.

Para él, la primera moneda es fundamental porque de rescatarla depende que le tiren más a sus compañeros. Por ello se santigua, toca su amuleto, se lanza con los ojos bien abiertos, persigue la moneda por pocos segundos, la atrapa y sale con ella entre los amarillentos dientes con un inocultable gesto de satisfacción.

A eso le siguen más y más monedas, en algunas épocas del año. Otras veces, el trabajo es flojo. Sin embargo en cinco horas -que es lo máximo que trabajan- las ganancias pueden ascender en alta temporada a los 10 mil pesos para cada uno.

No se sabe cuánto ganamos hasta que cambiamos las monedas gringas, que unas veces tienen alto valor pero otras valen menos que el peso , dice Antonio, un adolescente que ya se va a pensionar porque se va con todo y sus 14 años a Barranquilla.

Antonio y muchos han logrado subsidiar su estudio, los de sus hermanos menores y los gastos de sus casas con esta actividad. Pero como en todo, la competencia es muy reñida. En alta temporada se acercan a cada bote turístico cerca de 15 niños que se disputan la monedita.

Esta atracción para los turistas o trabajo duro y honrado, para los muchachos es, en últimas, un aspecto que desde hace mucho tiempo ha estado muy ligado a la vida del Corralito de Piedra . Mientras una moneda representa muy poco para los visitantes, el esfuerzo por pescarla, por atraparla es un juego infantil de los bocachiqueros que de paso les ayuda a sobrevivir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.