ACERÍAS PAZ DEL RÍO TOMA UN AIRE

ACERÍAS PAZ DEL RÍO TOMA UN AIRE

Acerías Paz del Río dio un primer paso hacia la solución de sus crisis económica y financiera, al concretar la venta del 42 por ciento de la cementera, por un valor de 59 millones de dólares, es decir, unos 47.000 millones de pesos. La operación se realizó tras oferta en las bolsa de valores del país, Bogotá, Medellín y Occidente, y en los mercados internacionales con la asesoría del banco de inversión de Estados Unidos Merril Lynch.

09 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El vice presidente de Acerías, Néstor Fernández, dijo que del total de recursos obtenidos por la venta parcial de la cementera, 46 millones de dólares, es decir cerca del 80 por ciento, fueron utilizados para el prepago de deudas que tenía pendiente la empresa, y que ascendían a 140 millones de dólares (unos 113.000 millones de pesos).

Con estos pagos se pudo reducir el costo financiero de la compañía, que se había constituido en uno de sus principales problemas.

Sin embargo, la operación financiera de división de la empresa y emisión de acciones no fue precisamente la más barata.

Fernández dijo que la sola venta de las acciones de la cementera costó 12 millones de dólares (9.600 millones de pesos), por concepto de trámites, intermediación y comisiones.

El ejecutivo indicó que buena parte de las acciones de la cementera fueron adquiridas por personas naturales, que confiaron en la empresa, debido principalmente a su larga trayectoria en la producción de cemento.

Adicionalmente las perspectivas del mercado del cemento son prometedoras. Las previsiones sobre nuevas carreteras, aeropuertos y el auge del sector vivienda indican que la demanda de cemento continuará en alza en los próximos años.

Según Fernández, a la compañía le queda una deuda de 40 millones de dólares, que hace más manejable su situación financiera ya que mejora la disponibilidad de recursos para costear el funcionamiento de la empresa y lograr excedentes en el futuro.

Sin embargo, las dificultades generadas por el contrabando, el dumping, la subfacturación y el lavado de dólares, podrían prolongar la crisis de la compañía, la cual acaba de hacer cuantiosas inversiones en el mejoramiento de los equipos de producción de hierro y acero.

De acuerdo con las cifras suministradas por los empresarios del sector siderúrgico, las diferentes modalidades de comercio desleal tienen en jaque al sector. Las empresas colombianas han perdido el 30 por ciento del mercado nacional que abastecían hasta 1992.

Siguen los problemas Pese a los cambios de tipo administrativo y de manejo económico y financiero que se han hecho en los últimos años, la compañía continúa en dificultades debido a que no ha podido reducir los costos laborales.

En la actualidad, la empresa tiene más pensionados que trabajadores activos. Fernández dijo que existen 5.000 jubilados, mientras que la planta de personal es de 4.500.

Aseguró que de acuerdo con los estudios sobre viabilidad económica, a la compañía le están sobrando 700 personas.

Es más; el costo fijo de la empresa representa el 70 por ciento de los costos totales de operación, y de esa cifra, más de la mitad se va en gastos laborales.

En la lucha por impedir que los costos laborales sigan creciendo, las directivas de Acerías Paz del Río tuvieron que enfrentar a comienzos del presente año, una huelga de 64 días, lo que hizo que la empresa perdiera alrededor de 15.000 millones de pesos durante el primer semestre del presente año.

El vice presidente de Acerías, dijo que como consecuencia de la parálisis, la empresa sólo pudo regresar a sus niveles normales de producción cuatro meses después, lo que contribuyó a la pérdida de mercado.

A pesar de que la huelga se levantó, el problema laboral sigue latente. Antes de finalizar el presente mes, el tribunal de arbitramento deberá emitir el fallo que dirimirá el conflicto entre la compañía y los trabajadores.

Según Fernández, si la decisión del tribunal afecta a la compañía, esta iría inexorablemente a la quiebra, pues no está en condiciones de recibir un nuevo golpe.

La convención laboral que provocó el conflicto, incluía incrementos salariales del 29 por ciento anual, aumento de los permisos sindicales, créditos para vivienda a bajos intereses y la no inclusión de los empleados de la compañía en el nuevo régimen de seguridad social.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.