Reparación

Reparación

El perdón auténtico tiene tres amigas inseparables: verdad, justicia y reparación. El hecho es que ante un daño mayúsculo, es casi utópico pretender que alguien perdone sin esas conductas. Los familiares de un ser asesinado sólo descansan cuando hay sinceridad y de algún modo se repara el daño. Puede ser con algo simbólico, pero ese acto es necesario y en la misma Biblia aparece en Éxodo 22. Ley que aplica Zaqueo quien ha explotado a otros, y va más allá al dar a los pobres la mitad de sus bienes, tal como se lee en el capítulo 19 del evangelio de Lucas.

24 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Es una reparación adicional que facilita el perdón, muestra el arrepentimiento y, en parte, hace justicia. Se puede reparar ofreciendo algún tipo de servicio a los agraviados o a la comunidad. Muchos daños son irreparables, pero con verdad, justicia y generosidad brillan lucecitas de perdón y esperanza.

El perdón fluye más fácil si el ofensor acepta su responsabilidad y ofrece alguna reparación. Claro que hay seres nobles que perdonan de corazón sin esas condiciones, pero no son la mayoría. En la Biblia encontramos a dos amigos de San Pablo involucrados en una experiencia de daño y perdón.

Filemón es un rico de buen corazón y Onésimo es un esclavo que le robó y se escapó. A éste último lo conoce Pablo en la prisión de Roma y le escribe a Filemón para que lo perdone. Pablo es consciente de que debe darse alguna reparación y por eso le dice en la Carta a Filemón: “Si me tienes por compañero acéptalo como me aceptarías a mi. Y si te ha perjudicado o te debe algo, cárgalo a mi cuenta”.

Una buena lección de cómo hay que pedir perdón, reparar con equidad y perdonar con el alma.

El Gobierno y el sabio Consejero de Paz doctor Luis Carlos Restrepo deben tener claro que si un ser humano tiene derecho a la ternura, tiene aún más derecho a la reparación, la verdad y la justicia. Y los cabecillas de las AUC deben ser conscientes de que sin esos tres bienes, cualquier proceso de paz está condenado al fracaso ya que deja hogueras encendidas y heridas abiertas. Por lo mismo hay que actuar con mucha nobleza y cero mezquindad, bastante firmeza y absoluta claridad. El ejemplo de Suráfrica es un espejo de cuan importante es abrirse a un perdón profundo y nos enseña a no desgastarnos en los azares y los vicios de un perdón superficial, viciado de injusticia. De eso habló hace años en Cali el Premio Nóbel Desmond Tutu y ojalá volviera a Colombia a guiarnos con su vasta experiencia para conocer la verdad por más dura que sea, Si en este proceso con las AUC se acierta, quedará abierto el camino para un futuro proceso con las Farc. Algún día llegaremos a ello cuando los actores del conflicto vean claro que la violencia sólo deja muertos, huérfanos, viudas, lisiados y más pobreza.

“¿Cuántos muertos más hacen falta?” pregunta Tokio Sexwale, otro líder surafricano. ¿Cuántos más? .

Escritor - Conferencista .

"Hay que actuar con mucha nobleza y cero mezquindad, bastante firmeza y absoluta claridad”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.