CINE

CINE

24 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El gran truco (B***) Christopher Nolan nos sitúa en Londres a fines del siglo XIX para presentarnos un ejemplo interesante de competencia desleal con mucha dosis de venganza. El guión de esta película, basado en la novela del inglés Chistopher Priest, está hábilmente manejado y lleno de intrigas y suspenso hasta el final.

Dos jóvenes amigos Rupert (Hugo Jackman) y Alfred (Christian Bale) se ganan la vida con trucos de magia. Hasta que uno de ellos falla en una presentación y causa la muerte de la mujer del otro en el escenario.

Las cosas cambian totalmente y el thriller comienza a crear más intriga que la misma magia. Al drama se unen el ingeniero que inventa ilusiones (Michael Caine, ganador de dos Oscares) y la nueva asistente de Rupert (Scarlet Johansson) quien es enviada a espiar el trabajo de Alfred.

La película es filmada casi toda en interiores con la ambientación propia del teatro y la utilización tecnológica necesaria, moderna pero adaptada a la época. Buena dirección, natural actuación de los protagonistas y misterioso drama bien desarrollado.

.

El espíritu de la pasión (B***) Una de las mejores representaciones del cine coreano actual es la dirección de Kim Ki-duk (el mismo director de Las estaciones de la vida). Es un poeta manejando la imagen y el rostro humano. No necesita sino insinuar, como lo hace el buen artista. Es independiente de un cine comercial para expresar lo que él siente y quiere.

Un muchacho Tae-suk, repartidor de publicidad deja los volantes en la puerta de las casas. Cuando vuelve y encuentra todo como lo dejó, asume que no están los dueños en esos días y entonces entra no a robar sino a pasar la noche. Lava la ropa, se sirve de la nevera y si ve algún electrodoméstico dañado lo arregla. Uno de esos días entra a la casa de Sun-hwa, enigmática y triste joven, víctima de la violencia de su marido. No es necesaria una palabra, solo las miradas reflejan un amor a primera vista. Y aquí es donde ingresa Kim Ki-duk a contruir una poesía del amor silencioso. Prescinde de los diálogos. Las únicas palabras que le dice la joven “al aparecido” después de todas las aventuras dramáticas son “te amo”.

.

jheredia@cable.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.